Abusos y atropellos en una convulsa jornada electoral

Tal día como hoy en 1890, en la elección de diputados provinciales hubo un buen puñado de irregularidades


Salvo anécdotas puntuales, los procesos electorales suelen desarrollarse en la comarca sin mayores incidencias. Sin embargo, no siempre ha sido así, y en la cita con las urnas de diciembre de 1890 para la elección de diputados provinciales hubo de todo. Tanto es así que las crónicas de la época hablan de «escandalosos abusos y atropellos» y de un buen puñado de irregularidades durante las votaciones.

Entre los «escándalos electorales llevados a cabo en el distrito de Noia-Muros para sacar triunfante la candidatura conservadora» se citaban desde la presencia de la Guardia Civil como «una amenaza sobre los electores» a colegios de Outes que no llegaron a abrirse; se cambiaron los locales que había designado la junta electoral como punto de votación sin anunciarlo al público; se retuvieron credenciales de los interventores en distintos lugares; en Muros se cerraron colegios antes de la hora y en una sección de Ribeira se suspendió la elección por alteración del orden publico.

Todo ello se atribuía a los conservadores, que entonces ocupaban el poder, pero no les sirvió ya que el triunfo en la comarca fue para la candidatura liberal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Abusos y atropellos en una convulsa jornada electoral