Más de 18.000 barbanzanos viven por debajo del umbral de la pobreza

En Ribeira es donde residen más vecinos que ganan menos de 7.500 euros al año


Ribeira / la voz

A pesar de que se ha vivido un período de recuperación económica tras unos años de profunda crisis, todavía quedan muchas personas que tienen grandes dificultades para llegar a fin de mes y necesitan ayuda de Administraciones y organizaciones sin ánimo de lucro para vivir. En el área barbanzana, según datos que aporta el Instituto Nacional de Estadística (INE), residen más de 18.000 personas que subsisten con menos de 7.500 euros al año, lo que quiere decir que ganan al mes, como mucho, 625 euros. Esto significa que están por debajo del umbral de la pobreza, que en España se fijó en una renta anual de 8.522 euros.

Por municipios, el que más vecinos alberga en esta difícil situación es Ribeira (4.817), lo cual es lógico teniendo en cuenta que es el ayuntamiento con mayor población. En donde menos se registran es en Lousame (400), que, además, es el que tiene un porcentaje más bajo en relación al número total de habitantes. Teniendo en cuenta esta medida, son los concellos de Muros (18,1 %), Ribeira (17,8 %), Porto do Son (17,2 %) y Carnota (17,1 %), los que lideran la lista en lo que a porcentaje se refiere.

En la parte baja del ránking, además de Lousame, se sitúan las localidades de A Pobra (11,9 %), Boiro (12,8 %) y Rianxo (13,3 %). En la zona intermedia se encuentran Noia (16 %), Outes (16,4 %) y Mazaricos (15,4 %).

Juan Carlos Pérez: «La vivienda es un gran problema, la gente no puede con el alquiler»

Juan Carlos Pérez es el director de Cáritas en Noia y todos los días ve de cerca las dificultades que pasan las personas que viven por debajo del umbral de la pobreza: «La vivienda es un gran problema, la gente no puede con el alquiler y hay meses en los que se quedan a cero. Este año llevamos pagados entre 5.000 y 6.000 euros para ayudar a hacer frente a este gasto».

Los noieses impulsaron una iniciativa para repartir bombonas de butano que «fue una gran idea, un éxito. Llevaremos más de 200 reposiciones», asegura Pérez. Cáritas Noia también cede estufas y ropa de invierno y mantas con la llegada del frío y, además, «suplimos carencias en hogares aportando cosas pequeñas como lavadoras, neveras o microondas».

Difícil salir

Pérez considera que «la pobreza se cronifica, la persona está tan metida en el agujero que es difícil sacarla, porque los responsables de buscar soluciones a este problema no lo están haciendo». Así, los noieses también apoyan a quien lo necesita en materia de nutrición facilitando «alimentos de más calidad, incorporando pollo o queso, por ejemplo, ya que vemos que los niños comen mal. También entregamos 1.200 litros de leche al mes».

«La gente acaba desesperada tras acudir a varias entrevistas de trabajo y no acceder al mercado laboral», destaca Juan Carlos Pérez, quien afirma que la cifra de familias que atienden «se ha estabilizado desde hace cuatro o cinco años».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Más de 18.000 barbanzanos viven por debajo del umbral de la pobreza