Un cerquero de Portosín alerta de la existencia de más redes del Sin Querer Dos en el agua

El Irmáns García Nodal ha regresado de nuevo a la zona de O Profundo


Todavía quedan redes del Sin Querer Dos emergiendo desde la zona de O Profundo, donde está hundido el pecio desde el trágico suceso del 19 de diciembre del 2018. La alerta fue lanzada hacia las tres de la madrugada por un barco del cerco de Portosín, que regresaba a tierra después de faenar. Un marinero que se encontraba en cubierta vio los aparejos cuando la embarcación iba en tránsito. Fue una suerte, ya que la nave desvió la ruta y evitó que sus hélices pudieran quedarse atrapadas. El segundo patrón llamó al centro de Salvamento Marítimo en monte Enxa para advertir de lo que sucedía y del riesgo que constituye para la navegación. La propia sonda del cerquero detectó la existencia de redes emergiendo: «Casi as levamos por diante». 

Ante esta advertencia, el Irmáns García Nodal ha vuelto a ser movilizado para desplazarse a la zona y continuar con la retirada de aparejos.

La investigación reclama las redes del Sin Querer Dos para esclarecer el naufragio

A. Gerpe

El buque Irmáns García Nodal ha conseguido recuperar la totalidad del aparejo

Las redes del Sin Querer Dos, el cerquero con base en Portonovo que se hundió el 19 de diciembre del pasado año a cinco millas al sur de cabo Fisterra, han sido recuperadas en su totalidad por el buque Irmáns García Nodal, en un operativo desarrollado ayer bajo la coordinación de Salvamento Marítimo Español (Sasemar). El aparejo, que ha sido depositado en Muros, será trasladado a la base de Sasemar en Fene para dejarlas a disposición de la Comisión de Accidentes e Incidentes Marítimos (Ciaim), que las reclamó para esclarecer las causas del naufragio y para evitar riesgos en la navegación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un cerquero de Portosín alerta de la existencia de más redes del Sin Querer Dos en el agua