Los remos de Muros y Rianxo se alían para conquistar el mar Mediterráneo

La unión les entregó un oro, un bronce y un cuarto puesto a ambos clubes en el Campeonato de España de Llaüt


Ribeira / La Voz

¿Se imaginan enviar a docenas de chavales a una competición de remo nacional de un tipo de embarcación al que no se han subido nunca? ¿Se imaginan que además son tripulaciones de distintos clubes que solo han tenido un puñado de horas para entrenar juntos? ¿Se imaginan que lo hacen con una nave prestada y regresan con un oro, un bronce y un cuarto puesto? No, no se trata de la sinopsis de una novela deportiva. Se trata de la gesta lograda por la alianza entre Muros y Rianxo para conquistar el Campeonato de España de Llaüt y, por ende, el mar Mediterráneo.

«Non pode ser certo, agora conseguimos soños que nin chegamos a soñar», inundado por la felicidad, así explicó Dani Canosa, el entrenador de los cadetes muradanos, lo que supuso un broche perfecto al nacional de bateles que ganaron en mayo. Fue justo ese día cuando el presidente del club rianxeiro, Ramón Vicente, propuso lo lógico. Que dos instituciones del remo en la comarca, que siempre se han ayudado mutuamente, compartiesen a sus mejores candidatos y los importantes gastos para lo que podría ser colar a la cantera en una última final estatal antes del cierre de su temporada.

«Non íamos con idea de gañar nada, o obxectivo da viaxe a Benidorm era premiar aos rapaces e rapazas polo esforzo e compromisos amosados», explicó Vicente, de una expedición en la que los cadetes fueron primeros, ellas terceras -con la plata a 15 centésimas y el oro a 65- y las juveniles cuartas.

La trainera del Levante

Tanto Rianxo como Muros contaban con un elenco de remeros en perfecta forma física, pero al hándicap de haber pasado semana y media parados había que sumarle el de las diferencias entre la conocida como la embarcación reina del banco fijo en el sur, más acortada y baja que una trainera. En esta reman ocho personas más un patrón, en regatas marcadamente cortas y explosivas de unos tres minutos, frente a los siete que venían de librar los jóvenes de la comarca.

La apuesta por los entrenamientos en Muros, por ejemplo, fue humildemente genial. Con una trainerilla mixta, retiraron a uno de los marca para intentar representar al máximo la navegación en un llaüt. El mayor problema técnico se hallaba en que este cuenta con un timón, en vez de emplear el remo para virar. La última semana antes del campeonato, ambos clubes sorprendieron en el territorial de trainerillas rianxeiro con esta extraña propuesta. Pocos sabían lo que iba a pasar en Benidorm.

«Chegamos o venres dunha viaxe de 14 horas en bus e, sen pasar pola cama, fumos directos para a primeira toma de contacto no porto», indicó Canosa riendo al recordar el «yo no puedo» de la patrona en los virajes. Sí podía.

La gesta

Al día siguiente estuvieron a punto de clasificarse directamente, pero acabaron cayendo a la repesca. Tanto Canosa como el técnico de las cadetes José Francisco Romero, Viski, pensaron lo mismo. No era una derrota, era una sesión más de adiestramiento.

La repesca fue una remontada y en la final sucedió algo que solo podía beneficiar a la alianza del norte. El mar se levantó como si fuese la mismísima Galicia la que soplaba, mientras grandes equipos como Alicante o Málaga observaban cómo aquellos desconocidos se proclamaban campeones, tanto en el norte como en el sur de España.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los remos de Muros y Rianxo se alían para conquistar el mar Mediterráneo