Hemeroteca: Experimento en las aguas de Muros con una batea de forma circular

La estructura pretendía revolucionar el sector, pero era costosa y demasiado grande


Hace 14 años tenía lugar en Muros un experimento piloto que afectaba al sector mejillonero, consistente en la instalación de una batea con forma circular desarrollada por la empresa gallega Corelsa. La plataforma, de 24 toneladas de peso, había sido fondeada frente a la costa muradana, después de ser botada en Cee y remolcada hasta el lugar. La idea era colgar 150 cuerdas con cría de mejillón y otras 350 con bivalvo procedente de otros viveros, con el fin de comprobar la influencia de la forma y la disposición de la batea en el cultivo y la productividad del molusco.

Se hablaba por aquel entonces de que esta batea estaba llamada a revolucionar el sector, pero se topó con varios problemas. Tenía un diámetro de 34 metros, cuando la ley limitaba a 27 la longitud de un vivero. Además, su coste era más elevado que el de la batea tradicional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Hemeroteca: Experimento en las aguas de Muros con una batea de forma circular