Bufetes de bajo coste a la caza de clientes

La informatización los juzgados permite la tramitación telemática de los asuntos, lo que da pie a la aparición de servicios de abogados por Internet con ofertas de precios como gancho


ribeira / la voz

El universo de Internet no conoce límites y, por lo que parece, el ofrecimiento de productos de bajo coste, tampoco. La puesta en marcha de la plataforma digital de funcionamiento de los juzgados facilita la tramitación telemática de los asuntos, lo que ha abierto el campo para la proliferación de bufetes de abogados, radicados en las grandes ciudades españolas, que anuncian asesoramiento y servicios a través de Internet con ofertas de precios y, en algunos casos, promesas de cobro de «las mejores indemnizaciones» en asuntos de reclamaciones por daños. Tal y como lo anuncian, parece que cualquier pleito puede resolverse solo mediante un clic, pero la realidad es distinta.

Los bufetes de la comarca no son ajenos a este fenómeno y son varios los profesionales que afirman haber recibido propuestas telefónicas de estos despachos para sustituir a un letrado que está a cientos de kilómetros en vistas judiciales de Ribeira, Muros o Noia: «Son xente de fóra que colle os preitos e que, á hora de facer as actuacións dáse conta de que é inviable», afirma la delegada del Colexio de Avogados da Coruña en Muros, María Monteagudo.

La muradana explica que ha recibido numerosas llamadas de este tipo, procedentes de distintos lugares del país: «Ofrécenche 100 euros máis IVA e dinche que ti só tes que acudir ao xulgado a ler o asunto, que xa o elaboraron eles. Nunca aceptei, porque como letrados temos unha responsabilidade e non podes representar unha causa que non sabes como se levou e que non coñeces».

Ya se han dado situaciones de vecinos que, llegado el día del juicio, han visto como se suspendía por incomparecencia de su representante judicial. Un caso reciente tuvo lugar en Ribeira hace menos de un mes: «Llamó al juzgado un abogado de fuera para ver si alguien podía suplirlo en una vista que tenía a las 12.30. Ninguno aceptamos», relata una profesional del municipio. Otro letrado ribeirense comenta que le ofrecieron representar por una reclamación financiera a un afectado al que ni conocía.

También en Muros comentan la existencia de si situaciones similares, que dejan al cliente en una situación de indefensión.

Clientes rebotados

Varios de los consultados indicaron que a sus despachos han llegado clientes que habían recurrido en primera instancia al asesoramiento por Internet.

La ribeirense Fernanda Álvarez manifiesta: «He tenido que reformular convenios reguladores de casos de divorcios de personas que habían contratado previamente el servicio a través de alguna plataforma on-line».

Por tu parte, María Monteagudo subraya: «Esta forma de traballar deshumaniza o noso oficio. O seguimento dos casos é imposible que se faga ben. Eu entendo que o consumidor busque o mellor servizo ao mellor prezo, pero algunhas tarifas que se lanzan non resultan razoables e moito menos se tes que desprazarte dende lonxe».

Los letrados explican que no existe un baremo de honorarios de su actividad, por lo que es lícito que cada uno aplique las cuantías que estime oportunas. También señalan que actualmente existe un elevado número de profesionales, lo que motiva que haya una dura competencia por lograr cotas de mercado.

A esto se une la implantación de la plataforma digital de funcionamiento de los juzgados, que facilita la tramitación telemática de los asuntos: «Algúns pensaron que isto era jauja. Teñen a idea de que non fai falla a presenza física onde se dirime o asunto».

A la proliferación de bufetes en línea se suman grandes despachos a los que les interesa captar el mayor número de clientes, contratando abogados por precios mínimos. Son varios los profesionales en ejercicio de la comarca que afirman haber recibido propuestas para encargarse, por ejemplo, de llevar todos los asuntos relativos a reclamaciones de recuperación de deudas en la provincia de A Coruña: «Te ofrecen una cantidad muy pequeña, pero te dicen que vas a tener un volumen de asuntos muy elevado. Es una mercantilización de esta actividad, buscan un beneficio empresarial», afirma el titular de un bufete.

Está comenzando a ser alarmantemente habitual la proliferación de los conocidos como abogados low cost, aquellos que tiran los precios con la intención de captar clientes, importándoles muy poco incurrir en actos de competencia desleal. Un cliente contacta telefónicamente con un despacho que ni siquiera conoce donde se encuentra ubicado geográficamente y que, en muchos casos, subcontrata la misma mañana del juicio a otro profesional que hasta esa momento no sabía nada de la existencia de ese procedimiento. A cambio de una insignificante propinilla el abogado low cost se aprovecha de la necesidad del normalmente joven letrado y, lo que es más sangrante, el ingenuo cliente que creyó que sería económica y seriamente representado, va a ser defendido por alguien que apenas dos horas antes no sabía en que iba a ocupar su mañana.

Desaprensivos los hubo siempre. Lanzan el anzuelo y muchos clientes pican olvidándose del viejo dicho acerca de que «nadie da duros a cuatro pesetas» o de que a la larga lo barato resulta caro. ¿Quién tiene la culpa de qué esto ocurra? Indudablemente, aquellos abogados que ignoran la deontología profesional, pero también echo en falta que los colegios profesionales a los que estamos obligados a pertenecer no actúen de oficio y persigan a estos colegiados que tanto daño le están haciendo al resto de compañeros.

Un ejemplo podría ser el de una persona de Pontevedra que contrata los servicios por teléfono de un letrado que vive en Madrid. El cliente este dato lo desconoce porque en muchas ocasiones jamás llegan a entrevistarse. Abona 300 euros por un divorcio que se tramitará en la ciudad gallega, y cuando sea la vista oral, evidentemente, al low cost no le saldrán las cuentas para desplazarse y arreglará, eufemismo donde los haya, soltándole 50 euros al letrado gallego que no tiene ni idea del fondo del asunto en cuestión.

Sin duda contratar a estos profesionales es un riesgo. Resulta mucho más seguro acudir a un bufete, conocer personalmente al profesional y decidir si quieres que sea esa persona y no otra quien te defienda.

El delegado del Colexio de Avogados da Coruña en el partido judicial de Noia, Manuel Blanco Ons, comenta: «Me ofrecieron de todo, pero me moriré con el viejo despacho a la vieja usanza». Manifiesta que este tipo de servicios nacidos con el auge de las nuevas tecnologías «funcionan bien en cuanto a imagen, y el cliente inexperto cae con facilidad».

Considera el noiés que ejercer una actividad como la suya requiere de un trato personalizado y, apunta: «Un 70 % de las posibilidades de éxito en una causa dependen de un buen abogado».

Pese a estas consideraciones, Manuel Blanco Ons reconoce ser bastante pesimista y no duda en manifestar que, sin embargo, «el camino de esta actividad avanza en una dirección más impersonal. Creo que los despachos basados en la relación directa están condenados a desaparecer; el mío está condenado a desaparecer».

También a su bufete, explica, han llegado clientes que decidieron explorar otras posibilidades en el nuevo mercado.

La delegada del colegio en el partido judicial ribeirense, Fernanda Álvarez, comenta que se están produciendo dos fenómenos diferentes. Explica que, por una parte, existen nuevas fórmulas de ofertas de colaboración y, por otra, la oferta de servicios a bajo precio: «Existe un nuevo concepto de la abogacía, entendida como un bien de consumo. Es la cultura de las grandes superficies, que está imperando en diversos ámbitos».

La abogada insiste en que «las soluciones tienen que ser personalizadas, y no en serie. No pueden ofrecerse soluciones impersonales». Afirma que le ha tocado reformular procesos que inicialmente habían comenzado tramitándose por otro tipo de vías.

Fernanda Álvarez insiste en que debe cobrarse en relación a la calidad del servicio proporcionado, «no es un bien de consumo que pueda abaratarse». Sin embargo, es consciente de que este nuevo modelo irá imponiéndose, como lo está haciendo en otras esferas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bufetes de bajo coste a la caza de clientes