Un espacio de ocio que languidece por la falta de mantenimiento

Los divertimentos de la mayor zona de juegos del centro de la localidad tienen astillas y piezas corroídas por el óxido


muros / la voz

La hora de comer se acerca, pero en el centro de Muros unas cuantas familias todavía aprovechan el tiempo para disfrutar de un rato jugando con sus pequeños en el parque infantil que se localiza al lado del paseo marítimo. A pesar de lo bonito de la escena, cuando se le pregunta a dichos usuarios por el estado de estas instalaciones destinadas al ocio no esconden que es necesaria una reforma desde hace tiempo.

«Que eu lembre, isto leva moitos anos así, dende o caucho levantado á falta de proteccións e ata as tapas das luminarias, que se moven co vento», explica una pareja de vecinos. Interviene en la conversación una amiga que también se encontraba columpiando a su hijo para decir: «A falta de mantemento non é destes últimos catro anos, pero o goberno actual tampouco fixo moito por cambialo».

Concretamente, a la situación que se refieren estos usuarios es a una serie de deficiencias que han terminado por agrietar el recubrimiento plástico protector, que en algunas áreas incluso ha desaparecido. No es el único problema, pues en puntos en los que todavía se aprecia que han sido retirados divertimentos hay pequeñas islas de cemento con los hierros de los anclajes al aire. Evidentemente, el paso del tiempo se ha traducido en que estos, y muchas de las partes metálicas de otros juegos, estén corroídas por el óxido.

Pintadas vandálicas

Respecto a los propios divertimentos, los más antiguos cuentan con astillas y segmentos de madera desvencijada. En alguno casos, como los del puente colgante, se han roto y están por los suelos. Además, el problema de la madera también afecta al vallado que rodea el perímetro del parque y que está peor en el tramo que da hacia al paseo marítimo.

Los vándalos también han hecho de las suyas a través de unas cuantas pintadas obscenas que se concentran en el castillo de juegos. Por si fuera poco, el mobiliario urbano también ha sido objeto de su atención, ya que se han arrancado listones. Además, los bancos tampoco se han librado del desgaste del paso de los años y están algo agrietados y astillados. Sin embargo, las papeleras sí están en buenas condiciones.

El problema del caucho no es el único que presenta el pavimento, puesto que en los bordes colindantes con la zona ajardinada el plástico está recubierto de verdín que hace resbaladizo el suelo, cuestión que se refuerza con la humedad de los días de lluvia. Por último, la vegetación ha crecido demasiado en algunos puntos del parque y requiere de un desbroce.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Un espacio de ocio que languidece por la falta de mantenimiento