Los concellos ingresan un millón de euros al año por la tasa de plusvalía

Las Administraciones locales continúan cobrando el tributo a pesar del vacío legal


ribeira / la voz

El impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, conocido normalmente como plusvalía, supone una considerable fuente de ingresos para los concellos de la comarca, que el ejercicio pasado recibieron por este concepto cerca de un millón de euros, una cifra que supone un ligero incremento con respecto a los números del 2017. Sin embargo, este buen balance no está exento de controversia, porque hace dos años una sentencia tumbaba parcialmente esta tasa, ya que consideraba que no se podía cobrar cuando la venta de un determinado inmueble se realizaba por un precio menor al que fue comprado y, por lo tanto, no se percibía ganancia alguna, lo que abría la puerta a que se tuvieran que realizar devoluciones por lo ingresado de más.

El Ministerio de Hacienda anunció entonces que se acometería una modificación de la ley que regula este tributo, una situación que todavía no se ha producido y que provoca que exista un vacío legal. A pesar de él, muchos ayuntamientos de la comarca lo han seguido cobrando con normalidad, aunque en casos como en Rianxo, teniendo en cuenta que el ciudadano lo abona siempre y cuando se haya producido un incremento del valor de los terrenos. Según explicó el alcalde, Adolfo Muíños: «A nós a sentenza non nos afecta, porque fíxose un informe de tesourería e nos casos nos que non houbo ganancia non se cobrou o imposto, polo que non haberá que facer devolucións». El mandatario reconoció que, como todos los tributos, supone una fuente de ingresos para las Administraciones locales, pero que la crisis económica redujo su peso, aunque en los últimos años ha repuntado ligeramente.

La alcaldesa de Muros, María Xosé Alfonso, también explicó que ellos lo han estado cobrando y que, en el caso de que haya que realizar algún reintegro del dinero percibido de más, este trámite se llevará a cabo, «porque os cidadáns xa pagan impostos suficientes, para por encima ter que aboar de máis». En este sentido, volvió a criticar que la resolución de este problema vendrá a incrementar aún más la carga de trabajo que actualmente tienen los departamentos de Tesorería, Intervención y Secretaría. «Cada vez é mais complicado facer algo por falta de recursos humanos», apuntó la regidora, que recordó que en su Ayuntamiento llevan años arrastrando esta situación.

Examinar cada caso

También el mandatario sonense, Luis Oujo, considera que la posible devolución del impuesto de plusvalía acarreará graves problemas al personal municipal, «posto que haberá que mirar caso por caso, e comprobar que efectivamente no se obtivo ningunha ganancia. É todo bastante complicado, por non dicir que tamén haberá que facer unha ordenanza, con todo o que iso implica», apuntó. Reconoció que esto supone una carga más de trabajo para los funcionarios del Ayuntamiento, «pero que si hai unha sentenza, hai que cumprila, non queda outra».

En otros concellos, como el de Carnota, donde el cobro lo tienen delegado en la Diputación, el regidor Ramón Noceda, considera que será la Administración provincial la que tendrá que gestionar todo el problema y devolver el dinero si algún ciudadano considera que se cobró de más. Por otra parte, existen otros municipios, como Mazaricos, donde los vecinos no están obligados a pagar este tributo de plusvalía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los concellos ingresan un millón de euros al año por la tasa de plusvalía