Un maltrecho edificio en un terreno que ya tiene pretendientes

Los presupuestos de Portos para este ejercicio incluyen una partida para demoler el inmueble, que lleva años sin utilizarse


Muros / La Voz

El edificio de la vieja fábrica de hielo de Muros se desmorona. Después de cesar la actividad en este recinto hubo que vallar todas las entradas porque, además de los sucesivos saqueos, el inmueble era utilizado por consumidores de estupefacientes. En los presupuestos de la Xunta para este año figura una partida económica para su demolición. Sin embargo, se desconoce cuándo se adjudicará la obra y qué fin pretende darse al espacio en que se ubica la antigua factoría. Pretendientes al terreno no le faltan, y ya hay varias solicitudes para ocuparlo con instalaciones dedicadas a otros fines vinculados con la actividad pesquera.

Hace unos cinco años, la Consellería do Mar dotó al puerto muradano de una nueva fábrica de hielo. Se clausuraron entonces las dependencias de la anterior, al tiempo que cesaron las actividades que en ella se venían realizando, tales como cursos de formación marinera. También se rescindió el alquiler de parte de la nave para fines particulares, puesto que en la misma tenía su sede una empresa de efectos navales.

Desde el cierre del recinto se sucedieron las acciones delictivas, lo que ocasionó la pérdida de los elementos de valor existentes en su interior. Se sustrajeron el mobiliario, los marcos de las ventanales e, incluso, parte de la cubierta de uralita.

Vallado y cadenas

Posteriormente se denunció la asidua presencia de jóvenes en la nave para consumir y vender estupefacientes. Todas estas circunstancias motivaron el vallado de las entradas, incluso con cadenas, y el tapiado de los ventanales del inmueble.

El mal estado del recinto y los sucesivos problemas que ocasionó propiciaron que fuera declarado ruinoso y que se decidiera derribarlo. A la vez, surgieron ante la cofradía peticiones de uso para el terreno que quedaría libre al tirarse el edificio.

La asociación de armadores de arrastre y el Club de Remo de Muros plantearon al pósito la posibilidad de construir una nave en el solar. El inmueble albergaría actividades de reparación de artes de pesca y también serviría para almacenar las embarcaciones deportivas de la entidad.

En cualquier caso, será la Portos de Galicia, titular de la explanada, quien deba autorizar una nueva construcción y conceder licencia de uso a los posibles interesados. Por ahora, desde el ente autonómico se indicó que el derribo todavía no está licitado.

Ventanas tapiadas. La inauguración en Muros de otra fábrica de hielo propició que la existente dejara de tener uso. Comenzó en ese momento un deterioro imparable que se vio acrecentado por el vandalismo y los robos. La nave fue declarada ruinosa y hasta tuvieron que tapiarse las ventanas.

Cese del alquiler. La entrada en funcionamiento de la nueva fábrica de hielo, hace cinco años, implicó que también se rescindiese el alquiler a la tienda de efectos navales. Sin embargo, en la fachada del inmueble todavía puede verse el cartel del establecimiento. El mal estado en el que se encuentran tanto la puerta de acceso como las paredes son la mejor muestra del deterioro imparable que experimenta la nave.

Multitud de robos. La instalación ha sufrido durante los últimos años multitud de robos. Desapareció el mobiliario y los ladrones también se llevaron los marcos de las ventanas. Incluso, parte de la uralita de la cubierta ha desaparecido, lo que motiva que, a sus numerosos problemas, el inmueble tenga que añadir la entrada de agua. Esta situación hace que la edificación sea irrecuperable. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Un maltrecho edificio en un terreno que ya tiene pretendientes