Mazaricos despidió a Peteyra, un histórico del comercio local

Xoán Ramón Alvite Alvite
X. R. Alvite MAZARICOS

MAZARICOS

CARMELA QUEIJEIRO

Benedicto García, que también fue vigilante fluvial, falleció a los 85 años

14 abr 2022 . Actualizado a las 14:28 h.

Mazaricos perdió ayer a uno de sus comerciantes más veteranos, a uno de sus primeros zapateros y al primer vendedor de prensa que tuvo el municipio. También a un destacado defensor del entorno natural desde su puesto de agente medioambiental y vigilante fluvial. Aunque natural de Outes, Benedicto García llevaba casi toda su vida en A Picota, el lugar al que se trasladó con su madre siendo muy joven. En la década de los 60, coincidiendo con el apogeo de la capital municipal, abrió un pequeño negocio en la que hoy es la avenida 13 de Abril, en el que, además de realizar arreglos de calzado, vendía algunas de las marcas de zapatos más demandadas de la época.

De hecho, como recuerdan varios de sus vecinos, el apodo de Peteyra por el que era conocido, y que todavía sigue siendo el nombre del establecimiento familiar, se lo debe a una de esas referencias de calidad que comercializaba. «Eran uns zapatos moi bos que só vendía el e, de tanto éxito que empezaron a ter entre a xente, así lle foi quedando o nome», apunta un veterano mazaricano que también recuerda la importante labor que, en el ámbito de la conservación natural, desarrolló Benedicto y de la que se jubiló con un emotivo homenaje de compañeros de profesión y amigos.

Durante más de tres décadas resultaba imposible pescar en Mazaricos y no encontrarse con Peteyra paseando tranquilamente por el cauce del río, por pequeño que este fuese, y vigilando que todo estuviese como debía. Tanto para disfrute de los aficionados como para garantizar la preservación de unos recursos naturales que siempre defendió a ultranza. Tanto es así que, aún después de su retiro en el 2001, seguía colaborando con aquellos jóvenes que querían sacarse la licencia de pesca por primera vez o con los que buscaban un coto en el Xallas o el Beba.