La mayoría proporciona al BNG de Mazaricos un gobierno sin sobresaltos

xoán ramón alvite MAZARICOS / LA VOZ

MAZARICOS

Imagen de archivo de un pleno de Mazaricos
Imagen de archivo de un pleno de Mazaricos Torreiro

El Concello acaba de aprobar el presupuesto más alto de su historia

09 jun 2021 . Actualizado a las 11:30 h.

Mazaricos es, en términos políticos, un ayuntamiento tranquilo. De hecho, durante los últimos 26 años todos los gobiernos municipales han estado sustentados en mayorías absolutas. Cinco mandatos consecutivos en los que la hegemonía fue del Partido Popular, con José Manuel Santos Maneiro a la cabeza, y los dos últimos con Juan José Blanco Riveiro, del BNG, como alcalde.

Este apoyo mayoritario garantiza, al que lo logra, cuatro años sosegados en los que su proyecto político puede salir adelante sin aparentes contratiempos. En esa coyuntura se encuentra el actual mandatario que, si bien está sometido al control de la oposición, cuenta con el firme respaldo de su grupo para aprobar las propuestas. Apoyo que se extiende incluso a la gestión de departamentos como el de turismo o Servizos Sociais que tienen al frente a miembros de la corporación sin dedicaciones exclusivas o parciales.

Colectivo de mayores

Áreas que, continuando las directrices marcadas durante el anterior mandato, siguen manteniéndose como prioritarias en el actual. Así, la apuesta por nuevas prestaciones dirigidas al colectivo de mayores —la mitad de la población mazaricana tiene más de 60 años— ha aumentado de forma sensible, llegando a triplicarse los recursos económicos destinados a este fin en apenas cinco años. Otro tanto ha sucedido con el turismo que ha crecido de forma exponencial, aupado por el auge de la prolongación jacobea a Fisterra y por los esfuerzos de promoción promovidos desde el Concello.

En este sentido, está resultando vital para el ejecutivo el apoyo que recibe de la Diputación coruñesa que, por ejemplo, le permitirá poner en marcha durante los próximos meses proyectos tan ambiciosos como el de una senda turística de más de 65 kilómetros por el embalse de A Fervenza o la ampliación de la base de Protección Civil en A Picota.

Con un presupuesto recién aprobado —asciende a 4,5 millones de euros, el más elevado en la historia del municipio— y un remanente de tesorería de otro millón y medio que pretende invertir en lo que queda de ejercicio, todo apunta a que los dos años que faltan de mandato serán para Blanco Riveiro, como poco, igual de tranquilos que los transcurridos hasta el momento.