El alumbrado de Mazaricos también sufre el atasco del canal de Suez

X. R. alvite MAZARICOS / LA VOZ

MAZARICOS

Alvite

El carguero que traía las placas electrónicas que activan la nueva iluminación se vio afectado por el accidente del Ever Given

02 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Todo está tan globalizado que cualquier cosa que suceda al otro lado del mundo puede acabar afectando a la aldea más pequeña de la comarca. Solo esta visión holística de la realidad puede justificar, por ejemplo, que el atasco provocado por el carguero panameño Ever Given, hace más de un mes en el canal de Suez, perjudique ahora a los vecinos de Arcos o Suevos.

De hecho, estas dos aldeas de Mazaricos se suman a la docena que tendrán que esperar entre dos y tres semanas más para disfrutar del nuevo alumbrado público led del que ya dispone el resto del ayuntamiento. El motivo es que este equipamiento técnico viajaba en uno de los 400 buques portacontenedores que durante días permanecieron embotellados en algún punto entre el Mediterráneo y el mar Rojo.

«Ao parecer, trátase das placas electrónicas que fan que as luminarias led funcionen e que por mor dos retrasos nas aduanas exipcias aínda van tardar entre dúas e tres semanas», explica el alcalde, Juan José Blanco Riveiro, que si bien dice lamentar la demora que esto supondrá en la finalización de los trabajos, también entiende que esta se debe a una circunstancia imprevista para Acciona, la empresa adjudicataria de la obra.

De hecho, tal y como reconocen desde el consistorio, la firma ya presentó una solicitud de ampliación del plazo de ejecución de los trabajos, a la que acompaña un informe del importador de los equipos que califica la situación actual de las aduanas egipcias como de «realmente muy compleja».

Plazo de dos meses

Con un presupuesto que ronda los 700.000 euros, los trabajos de sustitución de las 2.200 luminarias de Mazaricos y sus correspondientes cuadros eléctricos, deberían estar cambiados en un plazo máximo de dos meses, tiempo que ahora deberá prorrogarse hasta la llegada de los nuevos equipos.

Este particular efecto mariposa que ahora perjudica a los mazaricanos ya lo sufrió antes el restaurante Chicolino, en Boiro, que también tuvo bloqueado en el cuello de botella del canal de Suez el contenedor que transportaba su nueva vajilla que entre platos, copas, cubiertos y demás menaje está compuesta por unas 10.000 piezas.