Talas de árboles con efectos similares a los de un tornado en un vial de Mazaricos

Restos de las cortas se acumulan cerca de la carretera, aumentando el riesgo de incendios


Mazaricos / corresponsal

A punto de cumplirse nueve años desde la entrada en vigor de la Lei de Montes de Galicia, la comarca suspende claramente en lo que a su cumplimiento se refiere, sobre todo en lo que concierne a la limpieza de las franjas forestales que se encuentran próximas a las viviendas o a las vías de comunicación. En ambos aspectos, no solo no se ha avanzado lo suficiente, sino que se han llevado a cabo algunos trabajos que, lejos de alcanzar el fin perseguido de prevenir los incendios forestales, pueden llegar a provocar todo lo contrario, es decir, alimentar las llamas.

Buena prueba de esto último es el estado que presenta la carretera provincial CP-3404, que transcurre desde Outes hacia Mazaricos. Es este un escenario en el que durante las últimas semanas se han llevado a cabo diferentes trabajos de retirada de madera que han dejado la zona como si hubiese sido arrasada por un tornado.

En las márgenes de la carretera se acumulan restos de las cortas realizadas, sobre todo, ramas y hojas
En las márgenes de la carretera se acumulan restos de las cortas realizadas, sobre todo, ramas y hojas

Así, por ejemplo, son varios los tramos del vial en los que se acumulan toneladas de restos de las cortas y desbroces -la normativa autonómica también establece la obligatoriedad de retirar estos desperdicios- que pueden suponer un severo problema para la circulación en el caso de que se produzcan fuertes lluvias, o incluso el detonante de un incendio de mantenerse durante muchas jornadas el actual tiempo seco y ventoso.

Quitamiedos que asustan

Del mismo modo, el trabajo efectuado por las empresas madereras que desembarcaron en la zona también ha provocado importantes daños en decenas de metros de quitamiedos -algunos incluso han quedado sujetos por trozos de madera al romperse sus enganches originales- y en los tubos de entradas a fincas, lo que provocará que el agua de la lluvia acabe en el futuro invadiendo el vial.

Los quitamiedos han resultado seriamente dañados tras el paso de la maquinaria pesada
Los quitamiedos han resultado seriamente dañados tras el paso de la maquinaria pesada

En vista de la situación que presenta esta carretera, y que se repite con demasiada frecuencia, desde el Ayuntamiento de Mazaricos señalan su intención de perseguir y denunciar este tipo de prácticas que, solo en los daños causados en pistas agrícolas, ronda el medio millón de euros anuales.

Los despropósitos en la carretera CP-3404 no acaban ahí, puesto que incluso es posible ver como sobre alguna ladera reposan montones de troncos talados que corren un elevadísimo riesgo de acabar precipitándose sobre el vial. Esta circunstancia puede resultar fatal si dicha caída coincide con el paso de algún vehículo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Talas de árboles con efectos similares a los de un tornado en un vial de Mazaricos