Así se evita que una finca rural que creemos que es nuestra acabe siendo de la Xunta

Más de 40.000 terrenos de Barbanza no tienen dueño conocido

Vista aérea de Maroñas, en Mazaricos
Vista aérea de Maroñas, en Mazaricos

REDACCIÓN / LA VOZ

En Barbanza hay más de 40.000 fincas sin dueño conocido. Bien porque sus últimos propietarios fallecieron sin dejar herencia, porque pertenecen a emigrantes que nunca regresaron y cuya descendencia desconoce su existencia o, simplemente, porque la complicada orografía del terreno, el tipo de tierra o su reducida superficie provocaron que muchos predios cayesen en el olvido de sus dueños, que han dejado pasar décadas sin actualizar la titularidad en el Catastro.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Así se evita que una finca rural que creemos que es nuestra acabe siendo de la Xunta