Desiré Kouakou: «El caldo me sale muy bien»

MAZARICOS

alvite

El arcipreste de Duio dice que siente morriña de su país (Costa de Marfil) y se muestra optimista frente al futuro de la iglesia

01 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Dice que no se le dan bien los idiomas y admite que, tras 15 años en Galicia, todavía tiene sus dificultades con el castellano. En lo demás, se defiende de maravilla. Desiré Kouakou (Costa de Marfil, 1972), aquel cura exótico de Mazaricos, es ahora el arcipreste de Duio, sigue desbordando alegría y representa como pocos el futuro de la Iglesia gallega.

-¿Cómo está llevando estos tiempos difíciles?

-Como todos, estoy algo desconcertado, pero tenemos que analizar lo que está pasando y levantar la cabeza. Si no lo hacemos, el miedo hará que nos lleven por donde no queremos. Y ser positivos, porque esto va a pasar. Hay que levantar la cabeza; no podemos dejar que la pandemia nos deshumanice.