Manuel Antonio París: «O Camiño vai quedar sen sitios para comer e durmir»

Subraya que el negocio es inviable sin peregrinos


mazaricos / la voz

La hostelería lo está pasando mal, y la enfocada a la atención a los peregrinos todavía peor. Las restricciones impuestas a la movilidad de personas ha provocado un batacazo en la llegada de visitantes y ha puesto contra las cuerdas a multitud de negocios que tienen en los caminantes su principal fuente de ingresos. Lo sabe bien Manuel Antonio París que, desde hace tres años, regenta un campamento turístico al pie de la ruta jacobea a su paso por el núcleo de Busto, en Mazaricos: «Apenas recibimos un 20 % das visitas do pasado exercicio».

Tiñamos moitas esperanzas porque o ano previo á celebración xacobea adoita ser moi bo, pero xa ves. Foi, con diferenza, o peor de todos»

París habla del vuelco que han sufrido sus expectativas: «Tiñamos moitas esperanzas porque o ano previo á celebración xacobea adoita ser moi bo, pero xa ves. Foi, con diferenza, o peor de todos». Además, no oculta su preocupación por la evolución de los acontecimientos a corto y medio plazo.

«Isto non se vai solucionar rápido e o ano que vén vai ser igual de malo ou aínda peor que o actual. A enfermidade vai derivar nunha crise económica moi profunda da que tardaremos moito en recuperarnos». En relación a su sector, augura el cierre definitivo de muchos negocios de mantenerse en el tiempo la situación actual: «Dependemos moito da chegada de estranxeiros e iso aínda vai tardar en normalizarse porque hai moitas restricións. Iso significa que moitos teremos que pechar, porque é imposible sobrevivir indefinidamente sen ingresos. Agardo equivocarme, pero a este ritmo o Camiño vai quedar sen sitios para comer e durmir».

Pouco máis facemos que cubrir custos e hai días que nin iso, pero sempre resulta mellor que ter pechado»

Manuel Antonio París reconoce que ahora únicamente le mantienen a flote los cafés que sirve a sus parroquianos: «Pouco máis facemos que cubrir custos e hai días que nin iso, pero sempre resulta mellor que ter pechado. Polo menos das un servizo aos teus veciños».

El hostelero critica la demonización a la que se ha sometido a su sector y ve necesarias las ayudas públicas para impedir el cierre definitivo de muchos negocios y la pérdida de miles de puestos de trabajo. «Xa que nos limitan o traballo, polo menos que nos boten unha man», explica el joven mazaricano. Considera que se ha puesto el foco sobre el colectivo como si fuese el responsable de la expansión de la enfermedad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Manuel Antonio París: «O Camiño vai quedar sen sitios para comer e durmir»