«En cinco minutos pasas de vivir coma un rei a estar na ruína absoluta»

El empresario Manuel González habla de las pérdidas en su factoría de Mazaricos


mazaricos / la voz

Aunque todavía es pronto para conocer el verdadero alcance de las pérdidas, todo apunta a que serán muy cuantiosas. Sensiblemente inferiores, sin embargo, a lo que habría supuesto que los equipos de extinción hubiesen tardado en llegar al incendio que, pasadas las cinco de la madrugada de ayer, comenzó en las instalaciones que el grupo cárnico González tiene en el núcleo mazaricano de Beba.

«Se tardan media hora máis, o lume xa tería chegado ás cámaras frigoríficas e levado por diante boa parte da nave. Foi un golpe moi grande pero, dentro do malo, aínda houbo sorte. Estamos afeitos aos contratempos e este é un máis. É incrible como en cinco minutos podes pasar de vivir coma un rei a estar na ruína absoluta», apuntaba el gerente de la empresa, Manuel González Estalote, que agradecía el trabajo de los efectivos del cuerpo de bomberos de Santa Comba, del GES de Muros y de los voluntarios de Protección Civil de Mazaricos desplazados al lugar.

El empresario desconoce las causas que pudieron originar el incendio en la zona del ahumado de embutidos, si bien los primeros indicios apuntan a que pudo tratarse de algún fallo en la corriente. «É un misterio total o que puido pasar. Sabemos que pola tarde houbo algún problema no subministro eléctrico no núcleo, pero descoñecemos se garda relación co sucedido. O certo é que todo foi rapidísimo e que, aos poucos minutos de saltar a alerta, xa estábamos intentando entrar na nave. Foi imposible debido ao fume e ao calor que saía de dentro», explica.

Al parecer, los mayores daños están en el área del secadero de chorizos, donde existía una importante cantidad de leña almacenada que complicó la extinción del fuego. Tanto es así que varios operarios de la firma estuvieron hasta última hora de la mañana retirando el material calcinado al tiempo que los bomberos seguían enfriando el recinto.

Dos millones en mercancía

Todo apunta, sin embargo, que ninguna de las diez cámaras frigoríficas repartidas por las instalaciones sufrió daños debido a los efectos del humo o a las elevadas temperaturas. Motivo de satisfacción para los responsables de la empresa, pues se da la circunstancia de que estos almacenes estaban repletos de una mercancía cuyo valor de mercado, según las valoraciones de la propia gerencia, sobrepasa los dos millones de euros.

De momento se desconoce cuándo podrá restablecerse la actividad en la factoría de la firma en Mazaricos, pues a última hora de la tarde de ayer buena parte de la plantilla se afanaba todavía en la retirada del material quemado y en la limpieza de las instalaciones.

Un emprendedor, presente en todas las fases de la cadena de la carne

Con apenas 15 años inició Manuel González Estalote (Mazaricos, 1956) su carrera en el sector cárnico trabajando en un matadero de Liechtenstein. De ahí pasó al sector del congelado, primero como vendedor y después fundando una empresa, que fue creciendo hasta lanzarse en los 90 con su propia sala de elaboración de embutidos.

En el 2013 logró la gestión del matadero de Ribeira que, junto al cebadero de más de dos mil cabezas que tiene en Mazaricos, le permitió «pechar o círculo de estar presente en todas as fases da cadea». Desde la producción a la distribución —también cuenta con una importante flota de camiones— pasando por una transformación que le ha permitido asentarse ya no solo en territorio nacional, sino también en otros países del continente europeo como Portugal, Italia o Alemania.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«En cinco minutos pasas de vivir coma un rei a estar na ruína absoluta»