A más de 100.000 kilos de maíz por hora

Potentes y modernas máquinas cosechan la gramínea en el campo barbanzano


REDACCIÓN / LA VOZ

Nunca antes la agricultura había ido tan rápido. En el tiempo que lleva leer esta información, en cualquier finca barbanzana ya se habrán recogido, picado y cargado para un remolque más de 5.000 kilos de maíz. Se trata de una cantidad impensable hace apenas una década y prácticamente insignificante para las más modernas cosechadoras capaces de procesar la superficie de tres campos de fútbol en apenas una hora. Máquinas que estos días pueden verse por las fincas de Mazaricos, Outes o Lousame en plena campaña de ensilado del maíz y cuyo precio llega a superar los 400.000 euros. Bien es cierto que tanto su potencia -tienen motores Mercedes-Benz de más de 500 caballos- como su capacidad de trabajo o su comodidad y precisión justifican un importe tan elevado en un escenario donde resulta imprescindible cosechar el mayor número de hectáreas en el menor tiempo posible.

Tal es la versatilidad de estos monstruos que incluso incorporan tecnologías como la denominada sherdlage, que permite modificar, con solo pulsar un botón, el tamaño de picado de la planta desde los 0,7 a los 3 centímetros, en función del estado de la planta o las necesidades de cada granja. Esta técnica, desarrollada por la multinacional alemana Claas, consiste básicamente en deshacer de forma casi completa el grano -hasta ahora solo se machacaba- y deshilachar el resto de la planta con tamaños de corte distintos en función de su maduración. Esto posibilita, según los especialistas, una mejora sustancial de la digestibilidad del cultivo y, por tanto, aumenta la cantidad de fibra que puede asimilar la vaca.

Máquinas picadoras

«Este sector non deixa de medrar e iso fai que aumenten tamén as necesidades de máquinas grandes que fagan moito traballo en pouco tempo. Durante o próximo mes, se acompaña o tempo, temos pensado picar máis de 5.000 hectáreas de millo», explicaba Ariel Rodríguez, socio de la empresa Germiar-Xallas, de Mazaricos, que cuenta con ocho cosechadoras repartidas por las principales comarcas agrícolas de Galicia.

Se calcula que por el territorio barbanzano trabajarán durante el próximo mes una veintena de picadoras de maíz acompañadas de impresionantes remolques para transportar el grano y tractores de marcas como John Deere, Fendt, Case o New Holland cuyo precio llega a superar los 250.000 euros.

A pesar de los elevados precios de estas cosechadoras, disponer de sus servicios resulta relativamente asequible. De hecho, la mayoría optan por contratar a empresas de servicios agrícolas los trabajos de recogida y transporte del forraje. En este sentido, recolectar y trasladar desde la finca hasta el silo donde se almacena una hectárea de maíz (10.000 metros cuadrados) ronda los 250 euros, una cantidad asumible si se tiene en cuenta el elevado valor energético de este producto. Porque, aunque a este importe hay que añadirle los casi 1.000 euros que cuesta sembrar cada hectárea de esta gramínea, el cultivo resulta muy rentable si se tiene en cuenta que una vaca lechera de alta producción puede ingerir más de 30 kilos de ensilado diarios, cantidad que, de tener que ser reemplazado por pienso u otro producto, harían inviable la actividad de la práctica totalidad de las granjas de la zona.

La importancia que este cultivo tiene para las granjas barbanzanas se refleja en que la superficie sembrada no deja de crecer. Este año son 3.463 las hectáreas sembradas en la zona -un 8% más que en 2019- de las que se espera recoger algo más de 120 millones de kilos de alimento. La cantidad es, sin embargo, sensiblemente inferior a la pasada campaña dado que la sequía registrada la segunda mitad de la primavera y buena parte del verano ha afectado a muchas plantaciones. Los expertos calculan que las mermas en las producción llegan a superar el 25%.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

A más de 100.000 kilos de maíz por hora