Barbanza mejora la ratio gallega de pacientes por médico en primaria

Cada facultativo atiende a una media de 950 adultos y los pediatras, 1.200 niños


REDACCIÓN / la voz

Probablemente no sea la situación ideal, pero sí es la mejor de la última década. Al menos en lo que se refiere a la plantilla de sanitarios adscritos a los servicios de atención primaria, Barbanza ha experimentado una importante mejora que la sitúa por debajo de la ratio provincial y autonómica de paciente por médico. Tanto es así que, a día de hoy, los 121 facultativos que trabajan en los centros de salud de la zona atienden a una media de 950 adultos, cuando en el conjunto de la comunidad esta cifra se sitúa en 1.035 personas por profesional, y en el total de los municipios coruñeses asciende hasta las 1.115 cartillas.

Otro tanto sucede con los servicios de enfermería, que actualmente cuentan con una plantilla compuesta por 108 especialistas, nueve más de los que había hace una década. Esto posibilita un cupo medio de 1.069 pacientes por titular, 200 menos de los que se promedian en el global de los ayuntamientos gallegos.

Con estas cifras, Barbanza cumple sobradamente con las recomendaciones de las principales sociedades médicas nacionales que establecen en un máximo de 1.300 cartillas por facultativo y de 1.500 por enfermero, la media considerada como ideal en el ámbito de la atención primaria.

La comarca necesitaría mejorar, sin embargo, en una de las reivindicaciones históricas de los sanitarios que piden que el personal de enfermería se equipare, en cuanto a número, al de médicos. Para cumplirlo, los centros de salud de la zona deberían incorporar a 13 nuevos profesionales de ese ámbito.

Caída de la población

Con referencia a principios de este pasado año, los servicios sanitarios de atención primaria repartidos por todo el territorio barbanzano contaban con un total de 356 efectivos, 19 más de los que se registraban hace justo una década. Una cifra que cobra aún mayor relevancia si se tiene en cuenta que, en este mismo período, la población de la zona cayó en más de 8.000 personas.

Por especialidades, la de médico es la que ha experimentado un mayor crecimiento, con la incorporación de 15 nuevos profesionales en los últimos diez años; seguida de la enfermería, que ha sumado a nueve profesionales en este mismo período, y la de fisioterapia que gana dos más.

En el otro extremo se encuentra la categoría profesional de los auxiliares de enfermería -hay dos personas menos que en el año 2010-, la de celadores y el personal administrativo, cuyo número de efectivos en los centros de salud de la zona se ha reducido en dos y un trabajador, respectivamente.

Si bien médicos, enfermeras y personal administrativo aglutinan la mayor parte del personal que presta sus servicios en la comarca -representan alrededor del 70% de la plantilla total-, la variedad de profesionales resulta más o menos amplia dependiendo de la zona.

Así, mientras en municipios de tamaño medio como Lousame o Mazaricos solo cuentan con las categorías sanitarias básicas, en otros de tamaño medio amplían sus servicios a las especialidades de fisioterapeuta y odontología -caso de Muros o Noia-, o incluso a la atención farmacéutica y de asistencia social, disponible en los dispensarios de Boiro o Ribeira.

Pediatría y matrona siguen siendo los servicios que más carencias presentan

A día de hoy, un total de 14 pediatras y nueve matronas prestan servicio en los centros de salud barbanzanos. Son uno menos por especialidad de los que había en el 2010 y evidencian que ambas son, según los vecinos, las que mayores carencias presentan en el ámbito de la atención primaria. Algunos municipios ni siquiera cuentan con estos sanitarios a tiempo completo, como Lousame -depende de Noia para algunas consultas- o Mazaricos, donde la matrona que tiene asignada atiende en Muros y la pediatra solo está disponible tres días por semana al estar compartida con A Baña.

Estas consultas son las que más reclamaciones generan siendo habituales en períodos vacacionales o de ausencia de los titulares. En estos casos, muchas citas acaban suspendiéndose y provocando la indignación de los usuarios. La argumentación recurrente apunta a las dificultades para cubrir determinados puestos debido a la falta de profesionales cualificados.

Salud

Tuvo que ocurrir una desgracia para que aprendiésemos a valorar los servicios públicos, que si hay un gasto que es una inversión ese es el que tiene que ver con la salud y que es mal negocio recortar aquello con lo que se nos va la vida. La comarca tiene una dotación sanitaria mejor que la media gallega y da la impresión de que es insuficiente. ¡Cómo será en otros lares!

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Barbanza mejora la ratio gallega de pacientes por médico en primaria