A Fervenza, un punto de encuentro para las aves y sus seguidores

Durante esta semana muchos aficionados a los pájaros visitan el embalse para ver diferentes especies


Mazaricos / corresponsal

El embalse de A Fervenza entre Mazaricos, Dumbría, Vimianzo y Zas se llena estos días de amantes de los pájaros. Ya no solo de ornitólogos más o menos profesionales, sino también de simples aficionados que disfrutan con la llegada anual de muchas aves migratorias que tienen en este humedal un lugar de parada obligatoria.

Lo confirman desde el centro de ocio Naturmaz, instalado en el lugar de Pazos, al pie mismo del entorno, que cifra en más de una veintena el número de personas que durante esta semana se armaban de paciencia en la búsqueda de ejemplares imposibles de observar durante el resto del año. «Fixeron grupos de seis ou sete persoas e estiveron aí esperando cos prismáticos, telescopios e cámaras de fotos durante varias horas», explican en el complejo, que dispone de una pista de vuelo que sirvió en el terreno anexo a una de sus cabeceras como improvisado lugar de acampada para algún ornitólogo.

No fue el único espacio donde se apostaron los aficionados, ya que también visitaron puntos de las parroquias de Os Vaos y Alborés, tal y como confirman vecinos de núcleos como Niñán o Ribadeza, donde se registró una inusual actividad observadora.

«Primeiro pensei que eran pescadores ou xente que estudaba algo no embalse, pero despois xa vin que o que buscaban eran paxaros porque trouxeron cadeiras e telescopios e estiveron mirando boa parte do día», dice un vecino.

Aunque se cuentan por decenas las especies distintas que acostumbran a observarse por la zona, durante esta época del año resultan habituales distintas variedades de porrones, una clase de pato buceador, e, incluso, algunos ejemplares de garzas procedentes del norte de Europa o del oeste de Rusia que vienen a pasar el invierno a la península ibérica. Aves especialmente huidizas y difíciles de observar debido a que sus rutas de paso acostumbran a alejarse de Galicia. De hecho, la llegada de aves acuáticas invernantes ha disminuido de forma drástica en la comunidad, tal y como se percibe en el propio entorno de A Fervenza.

Estudiosos como Felipe Bárcena cifran en más del 50 % la reducción del censo de este tipo de pájaros, entre otras causas, por la apertura a la caza de los terrenos próximos al embalse. Así, por ejemplo, las estadísticas elaboradas señalan que el número de porrones comunes cayó de los 1.454 del año 2007 al escaso centenar actual.

Trazado circular

Desde hace año y medio, el ayuntamiento de Mazaricos cuenta con una ruta paisajística y ornitológica que permite una mejor observación de las aves. Se trata de un trazado circular de unos 27 kilómetros de longitud con principio y fin en el mirador de Corzón, y que recorre los entornos del monte Aro y, principalmente, del embalse de A Fervenza. Durante todo el recorrido se han instalado paneles indicadores donde se explican aspectos relativos a la flora existente y al tipo de pájaros más habituales en la zona.

«Queremos aproveitar todo o potencial co que contamos neste ámbito. Temos a sorte de ter áreas de paso de aves migratorias e outras máis interiores onde abundan os paspallás, as píllaras ou as lavandeiras. Incluso miñatos e falcóns en zonas como o alto do Castelo», apuntan fuentes del Concello, donde destacan la gran aceptación que esta ruta ha tenido desde el punto de vista turístico.

460

Máximo histórico diario

El 3 de enero del 2018, coincidiendo con el pico de la gripe, el conjunto del complejo atendió 639 pacientes en Urgencias, 460 de ellos adultos en el edificio central del Chuac. El miércoles, en el servicio entraron 430.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A Fervenza, un punto de encuentro para las aves y sus seguidores