Los aerogeneradores instalados en Barbanza pueden cubrir las necesidades energéticas de 450.000 viviendas

El importe medio que reciben los dueños de los terrenos por cada molino asentado ronda los 5.000 euros


La comarca es una potencia en la producción de electricidad procedente del viento. No en vano, los 400 generadores eólicos instalados en la zona suman una potencia nominal próxima a los 300 megavatios, suficientes para cubrir las necesidades energéticas de más de 450.000 viviendas, aproximadamente la mitad de los existentes en la comunidad.

En términos económicos hablamos de una cifra de negocio que el año pasado superó los los 90 millones de euros pero de la que apenas se aprovecha la zona. De hecho, se calcula que solo el 5% de esa cantidad ?alrededor de cinco millones- se queda en territorio barbanzano. Bien sea a través de los pagos que reciben los propietarios de los terrenos en los que se instalaron los parques, de las cantidades que las empresas abonan en concepto de IBI (Impuesto de bienes inmuebles) o por el canon eólico que anualmente recauda la Xunta y que, posteriormente, se transfiere a los municipios que tengan molinos en su territorio.

Precisamente por este último concepto y a través del llamado Fondo de Compensación Ambiental, los ayuntamientos de la comarca ingresarán durante el presente año casi 550.000 euros, menos de la mitad de lo que ingresa la administración autonómica. Este dinero debe destinarse obligatoriamente a la puesta en marcha de proyectos que tengan un marcado carácter ambiental como la recuperación de zonas degradadas, la mejora de la recogida y gestión de residuos o la optimización de las redes de saneamiento municipal.

Más libertad tienen los consistorios para invertir los 1,1 millones de euros que se calcula pagaron el año pasado los dueños de los parques a través del impuesto de bienes inmuebles de categoría especial. Tributo que en la mayoría de los municipios de la zona supone el 1,3% del valor catastral de cada una de las instalaciones eólicas.

Los propietarios apenas reciben 5.000 euros por poste

Aunque las cifras varían de forma sustancial dependiendo de la zona, del tipo de máquina instalada y, por supuesto, del acuerdo al que se llegó a su día entre promotor y propietario, el importe medio que perciben los dueños de los terrenos por cada molino asentado en su territorio ronda los 5.000 euros.

En el conjunto de la comarca, los propietarios reciben casi un millón de euros por la ocupación de sus fincas, cantidad que en términos porcentuales resulta similar a la que se registra en el conjunto de Galicia y que el Observatorio Eólico de Galicia (OEGA) sitúa en el entorno de los 3.000 euros por megavatio de potencia instalado.

Este organismo, nacido de un acuerdo de colaboración entre la Fundación Juana de Vega, la Universidad de Vigo y la Fundación Isla Couto reconoce, sin embargo, que existe una notable variación ?oscilan entre los 1.200 y los 7.500 euros por megavatio instalado- entre lo que reciben los propietarios de los terrenos de unos u otros parques y aboga por un modelo tipo de contrato que, en futuras instalaciones, acabe con estas diferencias. En este sentido, aconsejan a los afectados la negociación conjunta de la cesión sus terrenos y la incorporación en los contratos de clausulas que obliguen a los promotores a igualar los precios de todos los arrendamientos a los más altos que se hayan pactado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los aerogeneradores instalados en Barbanza pueden cubrir las necesidades energéticas de 450.000 viviendas