La dificultad para encontrar trabajadores tiene en jaque a cientos de empresas

Profesionales de todos los ámbitos dicen ver condicionada la actividad de sus negocios

Xoán R. Alvite
Ribeira / la voz

La dificultad para encontrar trabajadores se ha convertido en un importante problema para cientos de empresas de la comarca, dedicadas a sectores tan dispares como la construcción, servicios de fontanería, electricidad, carpintería, actividades navales, agrícolas y hosteleras. La relación es tan amplia como la cantidad de oficios existentes y que, en cualquier momento, puede precisar un ciudadano. La falta de operarios, tanto cualificados como dispuestos a aprender, tiene en jaque a muchas sociedades de pequeño y medio tamaño barbanzanas, cuyos responsables afirman ver condicionados los compromisos que pueden asumir por la falta de mano de obra: «Estou freando a facturación da empresa por falta de persoal», reconoce Antonio Miranda, responsable de una compañía de frío industrial y naval.

Con cualquiera con el que se hable repite que es un problema generalizado que se arrastra desde hace tiempo, mientras muchos advierten de las futuras consecuencias de esta situación: «Imos a peor», afirma el pintor Gilberto Moreira. En muchos casos, los afectados aseguran que parte del problema radica en que no existe interés por incorporarse al desempeño de este tipo de actividades. Unos afirman que van tirando, como Ramón Lojo, dedicado a la construcción en general: «Levo moito tempo buscando persoal e teño dificultades para afrontar os choios que me ofrecen». Explica que actualmente cuenta con siete operarios, pero que podría ampliar la plantilla en cuatro o cinco.

Sin panaderos

El panadero Manuel Ourille no oculta su desasosiego al explicar que, desde hace un año, tiene cerrada en Boiro una tahona perfectamente acondicionada: «Fixen unha gran inversión, pero non atopo persoal para poder abrila. Falando con outros compañeiros, sei que están igual».

José Barreiro, al frente de una empresa de climatización y construcción, reconoce haberse quedado sorprendido cuando, al buscar operarios en la oficina de empleo, le dijeron que «non había».

Otro tanto sucede en el sector ganadero, donde la falta de personal cualificado está condicionando el funcionamiento de muchas granjas. «Temos capacidade para medrar algo máis, pero non nos atrevemos porque non hai man de obra. Aínda que todo está mecanizado, para tarefas coma a do muxido ou o coidado dos animais precisamos xente», explica José Antonio Fernández, un ganadero mazaricano que califica la situación como uno de los mayores problemas a los que se enfrentan las granjas lácteas.

La escasa dignificación de esta profesión es la causa que, según los expertos, justifica el escaso interés de los jóvenes por la ganadería. «A maioría prefiren traballar noutros sitios, incluso cobrando menos», explica un productor de Mazaricos, municipio donde medio centenar de granjas estarían dispuestas a incorporar personal de forma inmediata.

Actualmente, el salario medio de un peón agrícola con jornada completa ronda los 1.200 euros. Un operario de ordeño cobra sobre 900 por seis horas de trabajo, repartidas entre mañana y tarde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La dificultad para encontrar trabajadores tiene en jaque a cientos de empresas