El pleno de Mazaricos se convirtió en un interrogatorio

Los portavoces de PSOE y PP bombardearon al alcalde con una batería de preguntas


Casi a pregunta por minuto. El pleno de ayer en  Mazaricos, el primero ordinario del nuevo mandato, duró un poco más de media hora, tiempo suficiente para que se formulasen nada menos que 29 cuestiones. Todas, o casi todas, dirigidas por la oposición al grupo de gobierno. Ni hubo que esperar siquiera al punto especÍfico de ruegos y preguntas, el último del orden del día, para que tanto Sergio Noya como Javier González, portavoces del PP y PSOE, respectivamente, se lanzasen a interrogar al regidor, Juan José Blanco.

 ¿Qué a correspondían tales o cuales pagos?, ¿qué empresa se había llevado aquella obra en concreto?, o incluso ¿qué se había hecho con el material retirado de la cantera de Pino de Val en unas fechas determinadas? Una batería de cuestiones que apenas daba tiempo de anotar al mandatario y a la secretaría, encargada de redactar el acta de la sesión. De hecho, el momento tenso del pleno tuvo lugar, como no podía ser de otra manera, entre pregunta y pregunta, cuando el alcalde reprochó al líder socialista sus continuas interrupciones, amenazándolo con llamarlo al orden si no desistía de su actitud.

 «Deixeme acabar como fixen eu con vostede. Ou vereime obrigado a chamalo á orde. Intentarei contestarlles a todo e, do que non me acorde, pois miroo e dígolle no próximo pleno», apuntaba el alcalde que, sin embargo, sí recordó con claridad los 1,4 millones de euros que el Ayuntamiento tiene como remanente de tesorería. Tampoco se le pasó  reprochar al portavoz socialista que su grupo en Madrid no haya hecho nada por enmendar la ley de estabilidad que impide al Concello gastar ese dinero en obras necesarias para el municipio. Bien es cierto que González Trillo le había echado en cara con anterioridad su política de inversiones y el hecho de no tener aprobado todavía el presupuesto de este año.

 «A nosa situación financiera non é boa, é espectacular», presumía Blanco Ribeiro mientras recordaba el cumplimiento del plazo de pago a proveedores y la ausencia de deudas del consistorio. De hecho, ningún grupo se opuso a la aprobación del plan económico-financiero para el próximo bienio. Igualmente se aprobó por unanimidad el POS complementario que permitirá invertir alrededor de 290.000 euros en diferentes obras.

 Más discrepancias suscitó, sin embargo, la bonificación de los recibos de IBI o el proyecto de reparación de la iglesia de Santa Baia. En ambos casos, las críticas vivieron del lado socialista cuyo representante lamentó que no se hiciese nada por evitar los cuatro años de atrasos que el Catastro está aplicando en el cobro de algunas construcciones y el hecho de que se pretenda utilizar dinero municipal para arreglar una iglesia cuyos dueños legítimos «fan todos os días cartos a paladas».

 En este sentido, el alcalde señaló que además de reducir el tipo impositivo del IBI al mínimo legal, se bonificarán las construcciones agrícolas y los comercios. También que la ley impide hacer nada en lo referente a los atrasos aplicados en aquellas construcciones que no estaban dadas de alta. «No referente a Santa Baia, a nosa idea é darlle ao edificio un uso municipal. Se queremos utilizalo nós, temos que buscarnos a vida para arranxalo. ¿Ou vostede é coma Trump que quere facer un muro e, por enriba que o paguen outros?», preguntó ?como no podía ser de otra manera- retóricamente el alcalde.

 Por su parte, el portavoz del PP se interesó por la anulación del convenio de atención temprana que estaba suscrito con Santa Comba, por el mal estado de la piscina y por el estado de los desbroces en San Cosme de Antes. En todos los casos el alcalde se comprometió a dar una solución de forma inmediata.

 Y así, entre pregunta y pregunta -también las hubo interpelando por el PXOM, las obras en el Centro Dolmen de Perxubeira, la cobertura telefónica o el mal estado de la calle Benito Jurjo- se fue llegando al final de una sesión marcada, inequívocamente, por las muchas ganas de saber.

 Aunque las cosas no son como empiezan sino como acaban, todo apunta a que este será el mandato de las preguntas. Cosa diferente será cuando todos se den cuenta, como decía el escritor americano Wallace Stevens, que lo verdaderamente importante nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas las preguntas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El pleno de Mazaricos se convirtió en un interrogatorio