La primavera vuelve loco al campo

Las granizadas mermaron la calidad de la hierba, mientras que el frío provoca retrasos en la plantación de algunos cultivos y afecta al desarrollo de otros, como las patatas


redacción / la voz

Después de un invierno atípico, en el que el agua caída en la comarca apenas fue la mitad que en años anteriores, también la primavera está resultando extraña en cuanto a temperaturas y volumen de precipitaciones. Tanto es así que la estación comenzó con 15 días de cielos despejados y valores máximos que, en lugares como Cespón, en Boiro, llegaron a sobrepasar los 26 grados. Hace una semana, la situación cambió radicalmente y la sucesión de borrascas no solo trajo lluvias fuertes -en Mazaricos se recogieron más de 55 litros por metro cuadrado- sino también un desplome de los termómetros que se traduce en temperaturas de tan solo 1,5 grados, tal y como quedó registrado el pasado día 4 en la estación que MeteoGalicia tiene en el monte Muralla de Lousame.

Aunque estos drásticos cambios afectan, de una forma u otra, al conjunto de la población -en los últimos días se está registrando, por ejemplo, un incremento de las consultas por problemas respiratorios- es la actividad en el campo la que más los sufre.

Tanto es así que muchos cultivos han padecido gravemente la rápida transición de unas jornadas plenamente veraniegas a otras más propias de un crudo invierno. Este el caso de cientos de praderías, en las que el forraje se ha encamado debido a las fuertes lluvias y a las granizadas puntuales que han caído. La principal consecuencia es una merma importante de la calidad de la hierba y mayores dificultades para realizar un segado correcto.

Otro tanto sucede con las fincas de patatas, que tras la siembra en la primera quincena de marzo estaban saliendo a la superficie animadas por las buenas temperaturas y ahora han detenido de forma brusca su crecimiento por el exceso de humedad y el frío.

Durante los meses de abril y mayo se efectúan los dos trabajos más importantes para las explotaciones ganaderas: el ensilado de la hierba y la siembra del maíz, que se realiza en las mismas fincas donde previamente se segó el forraje. De ahí que cuanto antes se recoja un cultivo, antes podrá sembrarse el otro y mayores cantidades de alimento podrán conseguirse en otoño, momento en el que se lleva a cabo el ensilado del maíz y sembradura de las nuevas praderías.

A la espera del calor

El cultivador ribeirense Manuel González comenta que las frías temperaturas son la causa de que todavía no haya plantado pimientos ni tomates: «Atrasámolo un pouco porque son precisos máis de 20 graos para que poidan saír adiante. A ver que pasa».

Por su parte, José Martínez explica que las abundantes precipitaciones y el regreso de las bajas temperaturas no han venido nada bien a los cultivos de cereal. Este año, este agricultor decidió plantar cinco hectáreas de terreno con una variedad de trigo autóctono: «Hai que agardar uns días para ver como evoluciona, claro que se volve chover con intensidade pode verse moi afectado». El producto, comenta, se lo venderá íntegramente a una panadería de Carral.

La patata es uno de los cultivos más sensibles. En la comarca no hay grandes extensiones, pero quienes sí las plantan comentaron que la producción que tenían prevista para el próximo mes no saldrá adelante.

María Isabel Pais: «Algunhas patacas naceron ben, e outras están cheas de auga»

Afirma con rotundidad la agricultora outiense María Isabel Pais: «Os cultivos tolearon de todo. Uns días parece que chegou o verán e outros, que volve o inverno». La mujer, vecina de la parroquia de Valadares, teme que estos bruscos cambios de temperatura echen por tierra varios de los cultivos que tiene: «Algunhas patacas naceron ben e outras están cheas de auga. A ver que sucede nas vindeiras semanas, porque como a situación non se estabilice a planta acabará podrecendo». Reconoce que tiene una gran preocupación.

 

Seguir leyendo

Marina Pillado: «Afecta á verdura, porque queda como queimada»

La cultivadora Marina Pillado, que tiene un puesto de venta en la plaza de abastos de Ribeira, comenta: «Este tempo aféctalle á verdura, porque queda como queimada. Teño todas as coles furadas».

 

Explica que el tomate solo puede cultivarse en invernadero: «Se a temperatura fose maior, coma hai unhas semanas, si que podería plantarse fóra. É moi delicado e se vén unha sarabiada, pártecho». En cuanto a las patatas, Pillado confiaba en tener la primera producción el próximo mes: «Con estas temperaturas non vai ser posible».

Seguir leyendo

José Manuel Capelo: «A metade da herba que hai vai ter que quedar nas leiras»

Con casi 30 hectáreas de forraje para ensilar, las fuertes lluvias han trastocado los planes del ganadero mazaricano José Manuel Capelo: «A metade da herba que hai vai ter que quedar nas leiras. Así deitada non se dá cortado. Estaba non seu momento óptimo para recoller».

 

Campelo también explica que el hecho de tener que aguardar varios días más para que el tiempo se estabilice también motivará que la planta crezca demasiado y pierda calidad: «Agora hai que amolarse e agardar a que sequen as leiras».

Seguir leyendo

Serafín Chouza: «Nos froiteiros caeu moita flor e perdeuse parte da colleita»

El ribeirense Serafín Chouza comenta que el inesperado regreso del invierno le pilló con las patatas recién plantadas: «A ver o que sucede nas vindeiras xornadas».

 

Sin embargo, Serafín Chouza explica que la peor situación es la de los árboles: «Nos froiteiros caeu moita flor e perdeuse a metade da colleita, que estaba moi adiantada porque viñeron unhas xornadas de moita calor que propiciaron unha floración anticipada». Este agricultor barbanzano comenta que las claudias y algunas variedades de manzanas son las más perjudicadas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La primavera vuelve loco al campo