La leche barbanzana continúa entre las peor pagadas de toda Europa

Los contratos firmados por los ganaderos apenas recogen subidas de precios


ribeira / la voz

Los ganaderos barbanzanos cobran 0,31 céntimos por cada litro de leche que entregan a la industria. No solo es, desde hace años, el precio más bajo de todo el Estado, sino también de los más reducidos de entre las principales regiones lácteas a nivel europeo. Nada apunta, sin embargo, a que esta tendencia vaya a cambiar el año que viene, tal y como se extrae de los contratos firmados por los productores de la zona las últimas semanas.

La mayoría de estos documentos, que vinculan a ganaderos e industrias durante los próximos 12 meses, recogen subidas en los precios de la materia prima de entre 1 o 1,5 céntimos por litro, cantidades que para los profesionales del campo son insuficientes teniendo en cuenta la evolución de los productos lácteos industriales en los mercados mundiales -leche en polvo, mantequilla y queso registran cotizaciones al alza desde hace meses- y el diferencial de precios que se sigue manteniendo con el resto de regiones productoras.

«O lóxico sería que os ascensos fosen como mínimo de tres céntimos, tendo en conta o que subiron os derivados lácteos e o que pasou noutras zonas», apunta Óscar Blanco, presidente de Ganaderos de Mazaricos, que lamenta el escaso peso que los productores siguen teniendo a la hora de fijar el precio. Idéntica opinión mantiene Román Santalla, responsable de ganadería del sindicato UPA, matriz estatal de Unións Agrarias, que critica la actuación de algunas empresas, que incluso esconden bajo los cambios de criterio del pago por calidad de la leche -grasa y proteína- un alza de precio inferior a la prometida.

Más de 90 millones de litros

Del territorio barbanzano salen al año más de 90 millones de litros de leche, cantidad suficiente para cubrir las necesidades de más de 1,1 millones de personas, cifra similar a la población total de la provincia de A Coruña. En este sentido, lejos de haber tocado techo, y pese al incesante goteo en el número de granjas que cierran, el potencial productor de la comarca no deja de ascender.

Tanto es así que, mientras el número de explotaciones se ha visto reducido casi un 70 % en las dos últimas décadas -en 1998 había censadas en la zona 1.400 explotaciones, por las escasas 400 que siguen en activo-, la producción ha crecido más de un tercio en este mismo período.

Especialmente reseñable es el caso de Mazaricos, que, con más de 80 millones de litros anuales, se sitúa como el primer municipio lácteo de la provincia y el tercero de Galicia. Aunque existen vacas lecheras en la práctica totalidad de los ayuntamientos, son Lousame y Outes los que tienen una cabaña mayor, lo que permite a sus ganaderos poner en el mercado seis y cuatro millones de litros de leche, respectivamente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La leche barbanzana continúa entre las peor pagadas de toda Europa