Una cita gastronómica diferente: la Festa do Bolo do Pote de Mazaricos

Hace 21 años, los vecinos hallaron en un preparado propio una exaltación inédita


Redacción / La Voz

«Ninguén pensaba que acabaría tendo o éxito que ten. Empezamos un pouco como proba e o tema fóisenos das mans». Así de rotundo se muestra el hostelero de Mazaricos, Benito Jurjo, uno de los artífices de la Festa do Bolo do Pote que los días 9 y 10 de marzo celebra en A Picota su vigésimo primera edición. No fue el único, pues en aquella reunión con el entonces alcalde, Santos Maneiro, también estaba Francisco do Verxel, Ricardo do Alborada, Antonio do Avenida y Carlos da California.

«Empezaba a moda das festas gastronómicas e nós tamén queriamos ter unha, pero cun produto diferente que non se exaltase en ningún outro sitio. A reunión foi cerca do entroido e decidimos apostar por algo propio dese tempo», explica Benito Jurjo que presidía una incipiente asociación de empresarios. «Comezamos aquel ano e xa na primeira edición houbo xente que tivo que marchar sen comer porque estabamos desbordados».

Como viene siendo costumbre desde la primera edición, tanto la Asociación de Amas de Casa de Mazaricos, que preside Laura Prado, como la de vecinos Monte Picoto se encargan de poner en marcha esta degustación por la que, cada año, pasan más de un millar de personas. 

Con reserva previa

Aunque el día principal de la fiesta sigue siendo el domingo, también él sábado -este año coincide con la feria de A Picota- ya se podrá disfrutar de los bolos do pote en Mazaricos. La imposibilidad de atender a todos los visitantes en una única jornada ha llevado a los hosteleros a ampliar la exaltación de este producto al día anterior. Eso sí, los bolos del sábado solo se servirán con reserva previa en cualquiera de los seis establecimientos que, en la presente edición, figuran como locales de degustación. Se trata de los restaurantes O Verxel, Efe-Eme, Casa Jurjo, Pizzería Vinculeiro, Café-Bar Alborada y Bar Asador Manduca. En la edición de este año también figuran como locales colaboradores la Taberna Casa Senra y el Café-Bar O Pallote.

En todos ellos se servirá un menú parecido a un precio único de 18 euros y que estará compuesto, además de por los tradicionales bolos, por cocido con grelos, postre, vino y café.

La elaboración de los bolos do pote es aparentemente muy sencilla. Sin embargo, consultando a los distintos establecimientos implicados en la fiesta, es posible darse cuenta de que cada restaurador tiene su particular secreto para hacer este plato de lo más sabroso. La base para esta comida es la harina de maíz mezclada con la de centeno, que proporciona al producto una mayor consistencia.

Dependiendo del cocinero, se emplean trozos de panceta, chorizo o de tocino, ingredientes con los que se prepara una especie de rustrido que llena de sabor al bolo y le imprime un toque muy peculiar, algo que los comensales saben apreciar. Una vez realizada la masa, se compacta lo máximo posible, se le da su característica forma de bola y se introduce para su cocción en el caldo hirviendo. Tras escaldarlo, se trocea el alimento y se sirve acompañado de chorizo, lacón, oreja o cualquier otro tipo de carne de cerdo.

Quienes quieran disfrutar en vivo de la forma de elaborar los bolos (y probarlos de forma gratuita) podrán hacerlo a partir del mediodía del domingo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una cita gastronómica diferente: la Festa do Bolo do Pote de Mazaricos