Los vecinos de Mazaricos accedían a la consulta médica a través de un bar

Ante el cierre del centro de salud, el Concello había habilitado tres estancias provisionales


Esperpéntica era la situación que, en materia sanitaria, estaba teniendo lugar en Mazaricos a estas alturas de 1991. El municipio contaba con un centro de salud dotado con el material necesario, pero se encontraba cerrado a cal y canto. Mientras, el Concello había habilitado tres estancias para la instalación de las consultas. Una de ellas estaba en un edificio en el que también funcionaba un bar, de forma que los vecinos tenían que atravesar la zona de la barra para, a través de un angosto pasillo, acceder a la estancia donde se encontraba su médico de cabecera. Los afectados denunciaban, tal día como hoy, la precaria situación.

Fue algo temporal, pero las carencias del municipio en materia sanitaria no acabaron ahí. A finales de l los 90, los mazaricanos emprendieron una guerra para denunciar el mal estado del centro de salud. En abril del 2003 se inauguraban nuevas instalaciones, pero poco le duró la alegría a los vecinos. El inmueble sufre ahora graves problemas de humedad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Los vecinos de Mazaricos accedían a la consulta médica a través de un bar