Adiós al alcornoque centenario de Silvarredonda

Las fuertes rachas de viento fueron el peor enemigo de este singular ejemplar, que aspiraba a entrar en el registro de Árbores Senlleiras


ribeira / la voz

Hacía tiempo que el alcornoque de Silvarredonda ya no parecía el mismo. Aunque conservaba su majestuosidad, se había inclinado hacia un lado, como si el peso de los años lo obligara a encorvarse. En un principio se pensó que este cambio era culpa de una gran rama, que había provocado que se ladeara, pero ayer se descubrió que el problema era otro: se había secado y estaba muerto por dentro.

Las fuertes rachas de viento que soplaron en la noche del sábado a domingo se convirtieron en el peor enemigo de este alcornoque centenario, que finalmente sucumbió y se vino abajo, arrastrando parte del tendido eléctrico y cayendo sobre el muro de una finca. Los bomberos del parque de Boiro fueron los primeros en acudir a la zona, pero poco pudieron hacer debido a las grandes dimensiones de este árbol, que era uno de los más visitados del municipio. Así lo explicó la alcaldesa de Lousame, Teresa Villaverde, que reconoció que se trataba de una gran pérdida, puesto que se había convertido en uno de los elementos más singulares del concello.

La regidora explicó que desde hacía tiempo el Ayuntamiento quería que este alcornoque fuese incluido en el registro de Árbores Senlleiras de la Consellería de Medio Ambiente, «pero teñen que cumprir unha serie de requisitos no referente ao grosor do tronco, a un certo número de anos e demais, e non puido ser». Villaverde confesó que estaba muy apenada por este suceso, puesto que el árbol era muy conocido en toda la comarca y mucha gente acudía expresamente a contemplarlo.

 Cortar una gran rama

De hecho, explicó que el propietario de los terrenos en los que estaba plantado este alcornoque había alertado hacía unos días de que el peso de una de las ramas más grandes estaba provocando que se ladeara. El Ayuntamiento de Lousame tenía pensado enviar esta misma semana a los operarios municipales para que la cortaran y así evitar que acabara causando graves daños al ejemplar. «Seguramente se inclinou porque xa estaba seco e non polo peso da póla, pero iso non o sabíamos ata agora», señaló Teresa Villaverde.

Ayer por la tarde, el famoso alcornoque de Silvarredonda fue cortado en trozos para poder ser retirado, dejando un gran vacío en el lugar al que dio sombra durante más de cien años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Adiós al alcornoque centenario de Silvarredonda