La huerta de la comarca crece

El interés por explotar especies frutícolas y arbóreas sin tradición de cultivo aumenta entre particulares y profesionales

.

Noia / La Voz

Algo está cambiando en la agricultura de la comarca. El creciente interés por explotar especies frutícolas que no se trabajaban hasta ahora en la zona, así como la apuesta por recursos forestales diferentes al pino y al eucalipto, responden a una tendencia a la que cada vez más profesionales y particulares se suman.

Entre los principales cultivos por los que se está apostando destacan novedades en el territorio gallego, como los arándanos, pero también otros con los que se ha convivido históricamente, como setas, nueces, almendras, castañas y variedades arbóreas frondosas como la sobreira o el bidueiro.

Si bien es cierto que en los últimos años el arándano ha irrumpido en Galicia con fines comerciales, en la pasada reunión que se mantuvo para abordar una futura concentración parcelaria en Lousame se hacía público que una empresa no había podido instalarse en este municipio por falta de grandes terrenos y ha decidido hacerlo en Carnota.

La proliferación del arándano es una cuestión que conocen muy bien en el laboratorio Cultigar, un centro de I+D+i con sede en el municipio de Brión en el que comenzaron a reproducir esta especie el año pasado, y en lo que va de este ya han comercializado 10.000 unidades.

La carrera del arándano

«Las plantaciones de arándanos requieren instalar riego por goteo y una gran preparación del terreno», explicó la directora de Cultigar, Margarita Fraga, para adelantar que el problema está en obtener la planta, que generalmente se importa de EE. UU. Las últimas medidas proteccionistas de la Administración Trump han impuesto aranceles a este fruto, que en España se cultiva principalmente en Huelva y Asturias. «Si conseguimos retrasar la producción a septiembre, Galicia podría competir con Andalucía», dijo la responsable del laboratorio de Brión, que aclaró que la recogida suele hacerse en verano.

«A miña aposta é pola transformación do produto para valor engadido, antes que a gran explotación extensiva», explicó el lousamiano José Cao. Este particular ha destinado 2.500 metros cuadrado a plantas de arándanos reproducidas por Cultigar. «Entre media e unha tonelada, esa sería unha cantidade interesante para comezar a transformar o produto. A explotación industrial óptima é dunhas 14 toneladas por hectárea, pero pola vía ecolóxica, pola que optei, redúcese á metade», destacó este productor, que se centrará en la elaboración de compotas y zumos.

Mas el arándano no es la única especie que se está comenzando a trabajar con fines comerciales. Carmen Freire, de la asociación Maisdetres, indicó que numerosos agricultores están explotando variedades autóctonas de frutas en Noia, Lousame y Outes que fueron recuperadas previamente. Se trata de una línea de trabajo que también se desarrolla en Ribeira, Boiro y Rianxo de la mano del Foro Ecolóxico do Barbanza. Freire también señaló que un grupo está plantando cítricos en Porto do Son.

En el bosque de Froxán, la mancomunidad de montes e integrantes de la Coluna Sanfins apuestan, a largo plazo, por la madera de calidad a través de carballos o castiñeiros y sobreiras, con los que competir con países nórdicos y Portugal, respectivamente. La idea es usar la explotación selectiva para crear productos de primer nivel, como barricas o material constructivo. En el 2017 se declaró una zona de aprovechamiento micológico para profundizar y aumentar los cultivos de boletus edunis con los que cuentan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La huerta de la comarca crece