La resaca económica del mar de ardora en Carnota: los visitantes buscan bares y restaurantes cerca de la playa

Laura Ríos RIBEIRA

CARNOTA

CEDIDA

El fenómeno está desapareciendo poco a poco pero continúa siendo visible

15 ago 2023 . Actualizado a las 19:18 h.

El fenómeno del mar de ardora no solo deja paisajes inolvidables y cientos de fotos en redes sociales, sino que también fomenta la actividad económica. Cuando hay gente se ve, y más en localidades como Carnota, en la que durante el invierno viven menos de 4.000 vecinos según datos del INE del 2022. Por eso estos días llama la atención de la gran cantidad de visitantes que han llegado al municipio en busca de algo tan especial como escurridizo: el mar de ardora.

En negocios como el Hotel Meiga do Mar, muy cercano a una de las entradas de la playa, manifiestan que las reservas ya estaban cerradas desde el año pasado, pero que sí notan una mayor afluencia de visitantes en su bar-cafetería.

Lo que más destacan es el gran número de coches que suelen reunirse en las vías de acceso y aparcamientos del conocido paraje natural a partir de las 22.00 horas: «Hasta las 3.00 o las 4.00 no empieza a despejarse un poco la zona».

El director del hotel, Alejandro Mejías, admite que este fenómeno de la naturaleza resulta muy atractivo para los turistas que visitan sus instalaciones: «Muchos se van con bastantes fotos, les parece una experiencia muy chula poder darse un baño y ver el brillo del agua».

Incertidumbre

El punto intrincado de esta ecuación no es otro que la incertidumbre, pues el azul vibrante que está inundando las aguas del municipio barbanzano estos días es fruto de la acumulación de una especie determinada de microalgas con capacidad de crear luminiscencia que desaparecen con la marea.

«A xente chama ou ven ata aquí para preguntar se vai haber mar de ardora, pero nós estamos coma eles, sabemos que aínda segue habendo un pouco, pero non ata cando», señala Flor Provincial, del bar Mar de Morosa.

La gerente del local apunta que el momento más fuerte de la jornada en su restaurante suelen ser las comidas, pero que estos días la gente está viniendo también a cenar con el objetivo de llenar la barriga antes de dirigirse a la playa: «Os que veñen queren acabar un pouco máis cedo a baixar á area».

Por su parte María José González, de la cafetería Punta Ínsua, declara que este año estaba siendo un poco flojo, pero que el espectáculo visual del mar de ardora y el hecho de que la playa de Carnota sea uno de los mejores puntos en los que ver las perseidas, ha traído a mucha gente al municipio: «Estes días nótase que hai máis movemento».

Impresionados

A parte de turistas, muchos barbanzanos se acercaron a Carnota estas últimas noches para gozar de este regalo de la naturaleza. Uno de los miles de jóvenes que acudieron a presenciar este espectáculo fue Samuel Muñiz, al que le impresionó la belleza del fenómeno natural: «Tiñas que fixarte no momento no que rompían as ondas, era moi bonito».

El chico, natural de Boiro, asegura que cuando él y su familia abandonaron el arenal seguía llegando gente: «Nós marchamos ás 1.00 horas e seguían aparcando coches, o aparcadoiro estaba a tope». Manifiesta que el buen tiempo animó a muchos grupos de amigos y parejas a quedarse hasta altas horas de la madrugada en la arena y que la moderada temperatura del mar invitaba a refrescarse los pies: «O ceo estaba moi clariño e puidemos ver tanto o azul fosforescente do océano como a chuvia de estrelas das perseidas, foi unha noite moi agradable».

Con el cambio de las corrientes el brillo del agua está yendo menos, pero los vecinos de la zona afirman que aún se puede apreciar.