La Semana Santa acabó en Barbanza con siete denuncias a visitantes que procedían de fuera de Galicia

En Ribeira hubo una fiesta ilegal que se saldó con dos detenidos

Imagen de archivo de un control de la Policía Local de Ribeira
Imagen de archivo de un control de la Policía Local de Ribeira

Ribeira / la voz

La Semana Santa se cerró en Barbanza con un reguero de sanciones por incumplir la normativa para frenar el avance del covid. Uno de los mayores temores era que a la comarca pudiera llegar mucha gente de fuera de la comunidad. Las fuerzas de seguridad solo detectaron siete casos, cuatro en Carnota y tres en Boiro. En el municipio carnotano los agentes propusieron para denuncia a tres familias procedentes de Madrid que presentaron justificantes considerados sospechosos. En todos los casos se trata de documentos realizados por empresas constructoras, en los que se hace referencia a supuestos desperfectos en viviendas de su propiedad que tenían que ser revisados.

Este mismo motivo esgrimió una mujer de Cataluña, y aunque los agentes sospechaban que había viajado sin permiso hasta el municipio, no contestaba cuando acudían a su puerta. Aun así, lograron contactar con ella por teléfono y tras comprobar que, efectivamente, se había desplazado a Carnota sin motivo justificado, se redactó un acta de sanción.

En Boiro fueron tres las multas que se impusieron por saltarse el cierre perimetral de la comunidad. En uno de los casos la procedencia era Pinto, en Madrid, y en los otros dos Valladolid. No tenían justificante ni se habían inscrito en el registro de viajeros de Galicia. Además, la Policía Local puso 31 denuncias por no respetar el límite máximo de personas no convivientes en reuniones, 14 por fumar en la vía pública sin respetar la distancia de seguridad, una por incumplir el toque de queda y también se sancionó a un local por sobrepasar el aforo permitido.

Supuesta agresión

La infracción más destacable se registró la noche del sábado en Ribeira, donde se produjo una fiesta ilegal que acabó con dos personas detenidas y cuatro denunciadas. Ese es el balance de un operativo realizado por la Policía Local después de que un vecino de la rúa Cubeliños alertase a las fuerzas del orden de que, pasadas las 22.15 horas, había una celebración en un inmueble cercano y tenían el volumen de la música muy alto.

El presunto propietario del piso, un hombre de 29 años, se negó a identificarse cuando llegaron los municipales, además de impedir que estos realizaran su trabajo y tramitaran las correspondientes denuncias administrativas por incumplimiento de la normativa anticovid y de la ordenanza de ruidos, puesto que en esa casa se encontraban varias personas que no eran convivientes y, además, ya se había superado el toque de queda.

Durante el operativo también fue arrestada una joven de 22 años que, supuestamente, golpeó a uno de los funcionarios cuando este procedió a detener al dueño del piso. Desde la Policía Local se solicitó colaboración a la Policía Nacional en esta intervención, en la que se tramitaron sendas actas por desobediencia y atentado contra un agente, además de las cuatro denuncias administrativas por incumplir la normativa anticovid. En la capital barbanzana, salvo por este suceso, fue una semana tranquila en la que «non se xeraron case denuncias», comenta José Manuel Bretal, jefe de la Policía Local ribeirense. Las que se registraron tuvieron que ver con el uso de la mascarilla, fumar sin guardar la distancia de seguridad y sobrepasar el límite de no convivientes en reuniones.

En Noia resaltan que apenas se pusieron multas, al igual que en Muros. En la localidad muradana «houbo moita afluencia de xente», indican desde la Policía Local, y resaltan que hicieron «moitas advertencias polo uso da máscara nas terrazas».

También en Rianxo hablan de, en general, buen comportamiento. Desde el 16 de marzo se contabilizaron 18 denuncias, tres de ellas por viajes injustificados en coche de no convivientes. La mayoría fueron por uso indebido o por no utilizar la mascarilla. Además, se redactó alguna propuesta de sanción por fumar sin mantener la distancia de seguridad.

El jefe de la policía rianxeira, Raúl Frieiro, apunta que se hicieron inspecciones «en locais de aloxamento e, incluso, no cámping e non detectamos a ninguén de fóra de Galicia».

Un conductor con el carné retirado dio positivo por alcoholemia en un control en Rianxo

La Voz
Imagen de archivo de un control realizado por la Policía Local de Rianxo
Imagen de archivo de un control realizado por la Policía Local de Rianxo

En el municipio se levantaron ocho atestados por delitos contra la seguridad vial relacionados con el alcohol y cinco con drogas

Los controles que se realizaron en la comarca durante la Semana Santa no solo tenían como objetivo vigilar el cumplimiento de la normativa anticovid. También se llevaron a cabo operativos de tráfico para detectar conductores que circulaban bajo los efectos del alcohol y las drogas. En Rianxo se levantaron ocho atestados por delitos contra la seguridad vial relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas. En uno de los casos el infractor circulaba, además, con cero puntos en el carné de conducir, y en el otro lo hacía con el permiso retirado por orden judicial. Por otra parte, cinco personas fueron sancionadas por circular tras haber consumido sustancias estupefacientes. La Policía Local rianxeira controló desde el 16 de marzo una media de 80 vehículos al día.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Semana Santa acabó en Barbanza con siete denuncias a visitantes que procedían de fuera de Galicia