Hemeroteca: Noia y Carnota, salpicados por un caso de botellas de agua contaminada con lejía

Una joven noiesa llegó a ser hospitalizada tras consumir dos sorbos de un envase precintado


ribeira

Un inusual suceso provocaba la alarma entre los consumidores de agua embotellada hace 30 años. La aparición de envases con elevado contenido de lejía en diferentes puntos de España afectaba a dos puntos de la comarca, Noia y Carnota, y sembraba la alerta en toda la zona.

El problema salía a la luz pública a comienzos de noviembre de 1989 en Guipúzcoa, con dos jóvenes que habían sufrido quemaduras tras beber agua supuestamente contaminada con lejía. A raíz de aquellos primeros casos aparecieron otros en diferentes puntos del País Vasco y después, en más lugares del territorio español. A estas alturas de noviembre, surgía la primera intoxicación en Barbanza. Una chica que por aquel entonces tenía 16 años era hospitalizada tras beber dos sorbos de una botella de agua que estaba precintada. Las heridas no fueron graves y la joven salió en cuestión de horas del centro sanitario, tras la preceptiva endoscopia, pero la alarma se extendió por toda la zona.

En cuestión de días aparecieron más botellas supuestamente contaminadas, tanto en Noia como en Carnota. En las dos halladas por sendos carnotanos se llegó a comprobar que tenían 30 partes por millón de cloro residual, un nivel que fue considerado alto por las autoridades sanitarias.

En total, se llegaron a denunciar en Galicia 11 casos de otras tantas botellas contaminadas y dos viguesas llegaron a ser ingresadas. Se habló de un posible fallo en la cadena de envasado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Hemeroteca: Noia y Carnota, salpicados por un caso de botellas de agua contaminada con lejía