El precio de los alquileres estivales repunta tras varios años estancado

Muros y Carnota son las dos zonas de mayor subida por el incremento de la demanda

.

Ribeira / la voz

La entrada en vigor de la normativa sobre el arrendamiento de viviendas de uso turístico ha provocado un descenso de los alquileres entre particulares, explican desde las agencias, y también un ligero repunte de los precios, que comenzó a notarse el pasado año y que en este se ha consolidado. Responsables de inmobiliarias como David Miranda explican que, ante el temor a una sanción, muchos propietarios han decidido operar dentro del mercado regulado y que el incremento de gastos que ello comporta es la causa del aumento. Este profesional asegura que «o aluguer de vacacións está en auxe e á larga o custe irá subindo».

Son los municipios de Carnota y Muros los que experimentan mayores ascensos porque, subrayan desde las agencias, existe una demanda creciente. Según los datos facilitados, arrendar en agosto un apartamento de dos habitaciones y plaza de garaje en Louro vale entre 1.200 y 1.400 euros, mientras que la quincena sale por 800. Una vivienda de características similares en la ribeirense avenida de A Coruña tiene un coste muy parejo.

Ligeramente inferior es el desembolso si la elección de la residencia es en Aguiño, donde, explica Susana Moreira, que trabaja en una inmobiliaria en Ribeira, el precio va de 1.000 a 1.200 euros.

Más asequible es alojarse en la zona outiense de Broña, con precios que oscilan entre los 700 euros de julio y los 800 de agosto.

El profesional Alfonso Gago constata la tendencia alcista y precisa que se nota especialmente en viviendas situadas en el casco urbano de Ribeira: «Nos hemos vuelto a venir arriba. Apartamentos en Abesadas o la plaza de España, por los que pedían 600 euros, están ahora a 800».

Prestaciones y antigüedad

Además de la ubicación y el número de habitaciones, todas las inmobiliarias indican que otros dos factores determinantes en los precios son la antigüedad del inmueble y sus prestaciones. Susana Moreira comenta que en la ribeirense avenida de A Coruña es posible conseguir para agosto un piso por 800 o 900 euros. Eso sí, edificado mucho antes de la época del bum inmobiliario.

Otro municipio con gran peso turístico es Porto do Son, donde el valor de los arrendamientos en primera línea de playa corre bastante parejo al de Ribeira, explica Domingo Molinos, propietario de una inmobiliaria en Ribeira que posee una larga experiencia en el sector.

Desde las agencias aseguran que la mayor demanda de residencias estivales corresponde a apartamentos de dos habitaciones, porque el perfil habitual de clientes es el de una pareja con uno o dos hijos. Sin embargo, el arrendamiento de casas también tiene un mercado importante en la comarca.

Una vivienda con huerta y tres dormitorios en las inmediaciones del cámping de Coroso puede conseguirse para el mes de agosto por 1.900 euros, y en la zona de Outes el valor desciende hasta los 1.200.

.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El precio de los alquileres estivales repunta tras varios años estancado