El buque insignia de Jealsa, pasto de las llamas

BOIRO

Carmela Queijeiro

Un gran incendio afectó a la parte de la fábrica matriz del grupo conservero en O Bodión, Boiro

09 may 2021 . Actualizado a las 09:30 h.

«Arde Jealsa». De pronto, hacia las dos y media de la tarde del sábado, esa frase, junto con imágenes de una densa humareda que, aparentemente, manaba de las instalaciones que el grupo conservero tiene en O Bodión, en el municipio de Boiro, empezó a correr como la pólvora de móvil en móvil. Nadie se lo podía creer, porque un incendio en el principal grupo empresarial de Barbanza podría suponer una catástrofe para la economía, la industria y el empleo de la comarca. Pero el desfile de vehículos de emergencias que se produjo a continuación confirmó los peores augurios. El buque insignia de la compañía fundada por Jesús Alonso hace más de 60 años estaba siendo pasto de las llamas, y aunque a última hora se seguía trabajando para tratar de salvar el corazón de la fábrica, se desconoce el alcance de los daños.

Lo único seguro mientras un amplísimo operativo de extinción en el que, además de equipos de emergencias y bomberos de Barbanza, participaron profesionales del Consorcio Provincial de Pontevedra, Gardacostas y medios aéreos, es que las llamas se originaron en la zona de congelado, que al parecer estaba en obras. El fuego se propagó avivado por el viento, y pronto la densa humareda negra pudo verse desde distintos puntos de la ría de Arousa.

La principal preocupación en los momentos iniciales era que las llamas no alcanzasen los depósitos de amoníaco que hay en el recinto, mientras otra parte de los equipos de extinción trabajaban para evitar que el fuego se extendiese a otras zonas de la fábrica, una tarea a la que se sumaron desde el mar equipos de Salvamento Marítimo e Gardacostas de Galicia.

Momentos de tensión

Se vivieron momentos de tensión mientras se esperaba la llegada de refuerzos procedentes de la provincia de Pontevedra y los medios aéreos. Hasta tres helicópteros estuvieron sobrevolando la zona simultáneamente echando agua para tratar de apagar las llamas y enfriar las naves que ya habían sido alcanzadas por el incendio.

En un primer momento, numerosos curiosos se acercaron a las proximidades de las instalaciones de O Bodión para seguir el operativo, pero ante el peligro de que el fuego llegase a los tanques de amoníaco se desalojó toda la zona en un radio de un kilómetro y se evacuó a los vecinos de las viviendas próximas, hacia las que el viento dirigía el humo. Según indicaron fuentes de la Administración autonómica, fueron desalojadas 25 casas de la zona y sesenta personas tuvieron que ser evacuadas a causa del humo, aunque nadie resultó afectado.

Vaciado del almacén

Al trajín de vehículos de extinción, a los que más tarde se sumaron los de la Axencia Galega de Emerxencias (Axega), que montó un puesto de mando para coordinar el operativo una vez que la Xunta activó el Plan Territorial de Emergencias, se unió también un convoy de camiones que se movilizó para vaciar el almacén con el objetivo de poner a salvo la mercancía en previsión de que la situación pudiera complicarse.

No fue así. Poco a poco, la humareda que llevaba toda la tarde presidiendo el cielo barbanzano fue perdiendo intensidad, y entonces los trabajos se concentraron en intentar llegar al interior de las naves para sofocar las llamas por completo. Hacia las 21.00 horas se dio por controlado el incendio.

La empresa explicó que está afectada la parte trasera de la planta y confía en seguir atendiendo a sus clientes

Aunque a última hora del sábado el fuego quedó controlado, los equipos de emergencias seguirán trabajando toda la noche en la factoría para apagarlo por completo. Una vez extinguido, será cuando Jealsa podrá hacer una valoración más concreta de los daños en las instalaciones de O Bodión. Así lo indicó su director general, Cristóbal Valdés, quien destacó el esfuerzo realizado para salvar «las zonas más sensibles de la planta». Explicó que el fuego afectó a la parte trasera de las instalaciones y señaló que confían en poder seguir atendiendo a sus clientes.