La pandemia fue incapaz de frenar la campaña mejillonera, que mantuvo el ritmo de ventas

Los productores vendieron prácticamente todo el marisco


ribeira / la voz

La mayoría de las bateas están vacías. Los mejilloneros terminaron la campaña de invierno vendiendo prácticamente todo el producto. Fue una temporada «boa», en lo que a demanda se refiere, según apuntaron algunos profesionales. Pero no todo iban a ser buenas noticias. Uno de los inconvenientes fue la merma del marisco, que en muchos casos superó el 20 % con respecto a años anteriores, repercutiendo en los ingresos del sector.

El presidente de la Organización de Productores Mexilloeiros de Galicia (Opmega), Ricardo Herbón, comentó que la temporada fue buena a pesar de los problemas ocasionados por la pandemia durante casi todo el año pasado. «Non nos podemos queixar pois as vendas non se resentiron en ningún momento», señaló.

Uno de los principales inconvenientes a los que tuvieron que enfrentarse los miticultores, según Herbón, «foi a diminución do marisco con respecto ao ano pasado. Desprendeuse bastante mexillón das cordas e tamén non estaba tan bo como noutras ocasións anteriores, e iso notouse á hora da facturación».

Entre un 20 y un 30 % menos

El dirigente de Opmega apuntó que el rendimiento fue entre un 20 y un 30 % menos con respecto a campañas anteriores lo que repercutió en los ingresos de los profesionales del sector.

Mario Vidal, mejillonero de Boiro, destacó que vendió toda la producción, aunque reconoció: «Non foi un ano moi bo porque o rendemento do marisco foi inferior ao esperado». En este sentido, hizo mención a que el molusco no creció como en años anteriores, ya que «normalmente, dunha corda sacamos unhas 16 bolsas, pero este ano quedábanse en dez. A produción baixou sobre o 30 %, a pesares de que a demanda foi bastante boa».

Este bateeiro destacó que, a pesar del cierre de la hostelería, hubo mucha demanda y en especial para las conserveras.

El presidente de la Asociación Rianxeira de Productores Mexilloeiros (Aspromeri), Román Fungueiriño, confirmó que el marisco tuvo una merma importante en la campaña que acaba de finalizar. El motivo de esta eventualidad pudo deberse a dos cuestiones: «A que non medrou ben ou que puido desprenderse das cordas».

Una de las preocupaciones del sector era cómo se iba a comportar el mercado debido al covid. En este sentido, Fungueiriño dijo que el producto tuvo muy buena salida pues ellos mantuvieron los pedidos e incluso los cocederos y depuradoras «compraron coma sempre».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La pandemia fue incapaz de frenar la campaña mejillonera, que mantuvo el ritmo de ventas