Persiguen a un furtivo hasta el pazo de Goiáns que escapó por el río Coroño

Policía Autonómica y vigilantes de la cofradía de Cabo de Cruz decomisaron unos 30 kilos de bivalvo


ribeira/la voz

La lucha contra el furtivismo no para en las costas boirenses. Ayer, los vigilantes del pósito de Cabo de Cruz decomisaron unos 40 kilos de bivalvo en colaboración con la Policía Autonómica. Los trabajadores de la cofradía observaron como dos individuos, uno de Palmeira y otro de la zona de Escarabote faenaban de forma ilegal en las inmediaciones de Peralto. Cada vez que los guardias rurales abandonaban el lugar ellos aprovechaban para bajar al arenal y extraer almeja japónica durante unos minutos y volvían a subir hacia el monte remontando el río Coroño donde escondían el botín. También cogían berberecho para esconderlo. Los vigilantes alertaron a la Policía Autonómica y montaron un dispositivo para cogerlos.

Uno de los furtivos fue interceptado cuando salía del río con todo el material  dirección a Escarabote al que le decomisaron 21 kilos de berberecho y 5 de almeja japónica. Por otra parte, los agentes, decidieron entrar en el agua a por el otro mariscador al ver que este no salía.  Estaba escondido en una zona fangosa. Al ser detectado y advertirle para que se acercara para ser identificado, el furtivo recogió a toda prisa el bivalvo que tenía escondido  y echó a correr, iniciándose una persecución hasta el pazo de Goiáns a través del río, aunque antes logró esconder el botín. Una vez identificado, se procedió a la búsqueda del marisco localizando  una bolsa que contenía más de nueve kilos de berberecho y cuatro de almeja japónica. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

Persiguen a un furtivo hasta el pazo de Goiáns que escapó por el río Coroño