El PSOE de Boiro cree que Velo va a facilitar una moción de censura

Los socialistas dicen que va a renunciar a su acta para que entre José Antonio García

Manuel Velo, ICBoiro
Manuel Velo, ICBoiro

ribeira / la voz

Desde hace semanas, los mentideros políticos de Boiro echan humo ante la posibilidad de que se esté fraguando una moción de censura que arrebate el bastón de mando al socialista José Ramón Romero. Fuentes del propio PSOE local han dado pábulo a los rumores confirmando que están en condiciones de asegurar que «se están a producir movementos con este obxectivo». Explican las mismas fuentes que el desencadenante del proceso sería la renuncia de Manuel Velo Velo a su acta de concejal -conseguida en las elecciones municipales del 2019-, favoreciendo la entrada del número dos de la lista, José Antonio García, que sería el que firmase la moción que presentaría el Partido Popular.

Fai tempo que o goberno socialista de Boiro está a recibir presións por parte do señor Velo neste sentido, culpando ao goberno da súa decisión de deixar a acta como concelleiro»

Cabe la posibilidad de que el líder de la formación independiente dé el primer paso en el pleno que se celebrará esta noche, a las 20.00 horas. «Fai tempo que o goberno socialista de Boiro está a recibir presións por parte do señor Velo neste sentido, culpando ao goberno da súa decisión de deixar a acta como concelleiro», afirman los socialistas, cuya agrupación cierra filas con el gobierno local para que no ceda a las presiones: «No futuro, cada quen terá que responder dos seus actos», concluyen las mismas fuentes.

De cumplirse los vaticinios, Boiro podría vivir la segunda moción de censura en la historia de la democracia municipal, con la paradoja de estar en el epicentro del terremoto la misma persona: Manuel Velo Velo, que fue apeado de la presidencia municipal en 1988 tras apoyar el proceso cuatro concejales disidentes, y el mismo partido, el PSOE, en el que militaba el ahora edil independiente.

José Ramón Romero, Martiño
José Ramón Romero, Martiño

Despechado

Según parece, los socialistas han tratado de convencer a Manuel Velo de que se mantuviese en su escaño, pero este se encuentra despechado al considerar que el equipo de gobierno que lidera José Ramón Romero, Martiño, no solo no hizo nada para que él formase parte del ejecutivo, sino que acusa a los integrantes de faltarle al respeto e incluso de insultarle.

Cabe recordar que José Ramón Romero accedió a la alcaldía de Boiro con los cinco votos del PSOE, los dos del BNG, uno de Boiro Novo y otro de ICBoiro, una mayoría absoluta por solo un edil que, en principio, parecía sólida, ya que estaba formada por partidos teóricamente de izquierdas, no en vano el mismo Velo proclama aún hoy, por activa y por pasiva, que sigue sintiéndose socialista

Romero y su equipo decidieron emprender el mandato con un gobierno de cinco miembros, frente a los 12 que pasaron a la oposición, lo que sin duda obligaría a su equipo a negociar todas sus propuestas, obstáculo que ha ido salvando.

Las cuentas

Las cuentas para que la moción de censura vaya adelante pasan porque tanto el sustituto de Velo, como el concejal de Ciudadanos, Carlos Rodríguez Muñiz, apoyen al PP, formación esta en la que no está claro que Juan José Dieste, el exalcalde y candidato en las elecciones del 2019, lidere la alternativa a la alcaldía, lo que conllevaría a que también Dieste optara por renunciar a su concejalía, puede que también esta noche.

El PSOE está gobernando con los votos del BNG, Boiro Novo e ICBoiro, y ahora se dedica a lanzar cortinas de humo para tapar su incompetencia»

La moción de censura tendría que pasar sí o sí por el PP. Preguntado al respecto el número dos de la lista, Fernando García Diéguez, señaló que no hay nada de nada: «El PSOE está gobernando con los votos del BNG, Boiro Novo e ICBoiro, y ahora se dedica a lanzar cortinas de humo para tapar su incompetencia y desviar la atención sobre su incapacidad de presentar siquiera unos presupuestos».

 Un proceso que se alarga más si está condicionado a cambios en la corporación

El proceso para que se haga efectiva una moción de censura en Boiro, en caso de que para ello se tengan que hacer efectivos cambios en la corporación municipal, como es el caso de la renuncia de Velo y la incorporación de José Antonio García, se antoja largo ya que empezaría con la toma de posesión del nuevo concejal. En principio, en el orden del día del pleno de esta noche no figura la renuncia de Velo, por lo que esta no se haría realidad hasta la siguiente sesión ordinaria, es decir, a principios de noviembre. Hasta el pleno siguiente, en diciembre, no se trataría la incorporación de García.

Una vez que el nuevo concejal de haya incorporado, una mayoría absoluta de los miembros de la corporación municipal tendrían que firmar la moción de censura. Tan pronto como esta se presente en el registro municipal, queda convocado automáticamente el pleno extraordinario para tratarla el décimo día hábil desde la entrada del documento en el Concello.

Sálvora

Dudas

Manuel Velo sabe mejor que nadie lo dura que es una moción de censura, porque la sufrió y desde entonces proclama a los cuatro vientos que no cree en estos procesos. Es cierto que si se va, efectivamente no apoya la moción de censura, de llevarse a cabo, pero marchándose no deja de respaldarla aunque sea pasivamente, y porque además él es el líder de ICBoiro, por no decir que él es ICBoiro. Se supone que, como siempre ha dicho, lo que haga será para beneficio de los boirenses. Tendrá que explicarse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El PSOE de Boiro cree que Velo va a facilitar una moción de censura