El Catastro regularizó ocho mil inmuebles en los últimos dos años

Boiro es el último municipio en el que se ha completado el plan de actualización

Xoán R. Alvite
ribeira / la voz

El plan de actualización de inmuebles efectuado por el Catastro a nivel estatal ha llegado ya a su conclusión y son los vecinos de Boiro los últimos de la comarca que, estos días, están recibiendo las notificaciones para el pago de los atrasos correspondientes a aquellos inmuebles que no estaban dados de alta, o que experimentaron alguna reforma que no fue comunicada. Según los datos aportados por el Concello, la cifra de construcciones afectadas ronda las tres mil. Se suman a otras cinco mil de Mazaricos, Porto do Son y Lousame que, en los últimos dos años, también han pasado por la lupa del organismo, con el fin de ser incluidas en los registros para que sus propietarios abonen por ellas la cuota correspondiente del IBI.

En el caso boirense, según comentaron algunos afectados, en el recibo de la contribución del pasado ejercicio ya figuraba la cuota con la actualización correspondiente a los inmuebles regularizados. Sin embargo, lo que ha desatado una avalancha de solicitudes de información en el Concello han sido las comunicaciones en las que figura la cuantía a desembolsar con carácter retroactivo, desde el 2015, por esas edificaciones que hasta ahora no estaban tributando.

Importante desembolso

Al sumarse las cuotas de varios ejercicios, las cuantías a desembolsar por los afectados son muy significativas, de tal forma que no todos pueden afrontarlas.

También los ayuntamientos de Mazaricos, Lousame y Porto do Son debieron atender durante el último año y medio a un aluvión de ciudadanos que no entendían el motivo por el que debían pagar por instalaciones que llevaban mucho tiempo en pie.

En el caso sonense, según indicó ayer la teniente de alcalde María Maneiro, la regularización que se ha llevado a cabo implicó a un total de 2.133 edificaciones. En Mazaricos y Lousame fueron sobre una cifra de 3.000.

Desde el Concello boirense indicaron que puede solicitarse en el servicio de recaudación, antes del 15 de enero, que se fraccione el pago. Sin embargo, ello implica el abono de un suplemento del 3,75 % en la cuantía.

Las revisiones catastrales elevaron a 4.348 millones el valor inmobiliario

A. Gerpe/ Xoán R. Alvite

Los mayores incrementos son los registrados en Muros, Porto do Son y Rianxo

El impuesto de bienes inmuebles (IBI) ha cobrado desde hace unos años una importancia crucial, básicamente por la creciente incidencia que el pago de este tributo está teniendo para las economías familiares. Las revisiones de oficio efectuadas por el Catastro, a las que no ha sido ajena la comarca, han supuesto un incremento de la cuantía a pagar para la mayor parte de los propietarios. Durante el último lustro, las inspecciones, unidas a actualizaciones de las ponencias de valores, como las efectuadas en Porto do Son o Muros, han conllevado también una considerable alza del valor que Hacienda otorga a los bienes inmuebles existentes en el área de Barbanza. La cuantía se eleva en la actualidad a 4.348 millones de euros, frente a los 3.704 de hace cinco años.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Catastro regularizó ocho mil inmuebles en los últimos dos años