ribeira/la voz

Unas sesenta personas se dieron cita en la playa de Barraña para participar en una jornada festiva y medioambiental que forma parte del plan Cuidemos nuestras costas, impulsado por la empresa conservera Jealsa y la Fundación Ecomar. El tiempo dio una tregua y los voluntarios, formados por trabajadores de la conservera, la entidad Amicos, Cruz Roja y vecinos, que se patearon el arenal en busca de restos contaminantes, encabezados por la presidenta de la fundación, Theresa Zabell; la directora de sostenibilidad de la firma patrocinadora, Mercedes Claro; y la directora de relaciones institucionales del grupo con sede en O Bodión, Margarita Hermo.

Entre los participantes se encontraba Sergio, un niño de 5 años y uno de lo más jóvenes de la brigada de voluntarios. El pequeño se afanaba en recoger de entre los restos colillas bajo la atenta mirada de su padre. Una de las monitoras le mostraba un bote con bastoncillos de limpiar los oídos y le explicaba cómo habían llegado hasta allí. El niño, y con los ojos como platos, se comprometía a que no arrojaría nada por el inodoro. Mario, su orgulloso progenitor y que precisamente vive del mar, explicaba que esta era la única manera de que su hijo se fuese concienciando de la importancia de respetar el medio ambiente.

La jornada arrancó muy temprano. Por la fresca. Los asistentes estaban a primera hora a pie de playa, bien abrigados, para asistir a un taller de sostenibilidad en el que recibieron explicaciones de cómo llegan los residuos al mar y sus consecuencias.

Theresa Zabell explicó los pasos que se deben dar para remediar esta situación y sobre todo, llegar a la conciencia de los ciudadanos para evitar que tanto los plásticos como el resto de residuos lleguen al mar. Al finalizar la jornada, y ante una taza de chocolate caliente, los voluntarios y los técnicos analizaron los residuos que quitaron de la playa antes de llevarlos para una planta de reciclado.

La directora de relaciones institucionales de Jealsa destacó que la actividad era la quinta que organizaron este año bajo el paraguas de la Fundación Ecomar. Insistió en que la empresa vive del mar por lo que es necesario cuidarlo y mimarlo. También anunció que este tipo de actividades continuarán a lo largo del próximo ejercicio e incluso se ampliarán a otras localidades como A Pobra, «donde tenemos una factoría».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Unos sesenta voluntarios limpian la playa de Barraña