Juana Mariana Alcaide: De colona en Guinea a farmacéutica pionera en Cespón

Fue titular de una de las boticas más antiguas de Boiro y era la viuda del médico Francisco Blanco


Ribeira

Hay vidas que darían para escribir una novela o el guion de una película, que se reinventan tras vivir los giros más inesperados y en las que se imponen los finales felices, como el que hace ya más de medio siglo llevó a Juana Mariana Alcaide Núñez de Arenas a Boiro. Nacida en un pueblo de Ciudad Real, con un nombre que bien podría pertenecer a la nobleza (aunque no lo era) e hija de un funcionario de alto rango del régimen franquista, nada hacía pensar en su trayectoria que pasaría de llevar una vida propia de los terratenientes en las colonias de Guinea a ser farmacéutica en una de las primeras boticas de Boiro.

Antes de llegar a Cespón, un sitio al que desde entonces se mantuvo muy apegada, vivió en Guinea. Allí, estaba destinado su padre como responsable de los edificios oficiales del régimen y este las extensas propiedades de la familia había una playa de un par de kilómetros con una cala, que un buen día su dueño decidió pintar completamente de blanco. Su idea respondía más a un impulso artístico que a otra cosa, pero en estas estalló la Segunda Guerra Mundial y a la aviación alemana le pareció que aquello tenía más pinta de servir para señalizar bases enemigas. Así que puso el hallazgo en conocimiento del gobierno franquista.

La reacción fue fulminante. El padre Juana fue detenido y encarcelado, sus bienes expropiados y la familia volvió a la Península con una mano delante y la otra detrás. Pero logró salir adelante, y finalmente esta boirense de adopción se matriculó en Farmacia, y al acabar sus estudios en Valencia puso rumbo a Galicia.

Una vacante

A través de una prima suya que vivía en Vigo supo que en la farmacia de Cespón había una vacante. La ocupó y, cuando el dueño se jubiló, cogió ella las riendas. Aunque quienes la quieren aseguran que siempre conservó su carácter castellano y viajó mucho por el mundo, seguía pensando que este era el sitio más bonito del mundo.

Echó raíces, creó con Boiro, y con Cespón en particular y con sus vecinos, un vínculo muy fuerte y aquí formó una familia junto al recordado médico Francisco Blanco. Ambos eran muy queridos y respetados en el municipio, donde sus seres queridos, amigos y allegados despedirán a una mujer que se hacía querer y que se llevó con ella mil y una anécdotas y una vida de película.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Juana Mariana Alcaide: De colona en Guinea a farmacéutica pionera en Cespón