La demanda de plazas en comedores escolares se dispara por tercer año

Incrementar la oferta de espacio ha sido uno de los grandes retos de las AMPA y direcciones desde hace varios cursos


Ribeira / La Voz

Uno de los principales retos a los que se han tenido que venir enfrentando las administraciones, direcciones de centros educativas y colectivos de padres y madres de la zona ha sido al importante crecimiento que ha experimentado la demanda de plazas de comedor. No se trata de una problemática que haya surgido de la noche para la mañana, todo lo contrario. Se corresponde con un escenario que ha ido aumentando progresivamente en los últimos cursos para alcanzar ahora su cota más alta. Y es que si el año pasado, la cifra de estudiantes que se quedaban sin silla en el comedor era cerca de una treintena, ahora ha aumentado hasta los 40.

No obstante, estos estudiantes pertenecen al colegio Santa Baia, en el que ya se había reorganizado el espacio para conseguir más sitio para más comensales, una reforma que fue insuficiente en ese mismo momento. Mas aquella medida no fue la única que se llevó a cabo, ya que otras AMPA y equipos directivos lograron dar respuesta a todas las familias solicitantes de plazas. Este fue el caso del ribeirense colegio Frións, donde tuvo lugar uno de los casos más sonados del 2018 con una decena de familias sin plaza. Después de varios escritos a la Xunta, finalmente esta acabó aprobando la ampliación, tal y como indicaron fuentes del AMPA.

Previsión de futuro

De la misma forma, en el colegio de Outes también fue necesaria solicitar una ampliación, tras la fusión del alumnado del extinto Emilio de Navasqüés con el de A Serra. No obstante, podría decirse que este el método más rápido y simple, ya que las instalaciones aún cuentan incluso con espacio para otra futura ampliación.

Asimismo, en el rianxeiro Xosé María Brea Segade, donde el servicio echó a andar el pasado curso ya se tuvieron en cuenta las dimensiones en una futura ampliación, tal y como explicaron fuentes del AMPA, tomaron en cuenta el número de alumnos que realizan jornadas extraescolares por la tarde para realizar la previsión: «Non somos un centro moi grande, temos fixadas 40 prazas, pero só habería que solicitar una ampliación de seguro no caso de que aumentase a demanda e non habería problema».

Análisis: Un menú que ha incorporado cambios saludables 

A pesar de que existen diversos formatos en la gestión de un comedor escolar, la Consellería de Educación ha elaborado un catálogo para orientar la elaboración de unos menús, que han ido cambiando para incorporar una dieta más saludable, así como medidas de control de alergias.

¿Qué alimentos deben predominar en la carta?

Las últimas recomendaciones de la Administración establecen un esquema nutricional óptimo repartido en un período quincenal. Las raciones mayoritarias que debe incluir este se corresponden con alimentos como las verduras y hortalizas (10), seguidas de las frutas (8) y arroz y pasta (6). Para la carne el límite fijado son cuatro veces, mientras que para el pescado oscilan entre 3 y 4.

¿Hay algún tipo de comida con restricciones?

Sí, ha sido el principal de los cambios introducidos y una demanda de las AMPA. Se trata de los alimentos fritos y rebozados. Para los primeros (patatas, tortilla, pescado con harina...) se ha establecido un tope de menos tres en dicho período quincenal. No obstante, estos no deben de ser confundidos con los fritos y rebozados, en la mayoría de casos precocinados y ultracongelados, a los que se les ha declarado la guerra en el documento de la Consellería de Educación con un máximo de una vez.

¿Se toman medidas para controlar las alergias?

En todos los casos, sí. Si un joven es alérgico a algún tipo de alimento supone el único caso en el que contará con permiso para traer la comida de casa, aunque también podrá solicitar un menú adaptado. Además, hay centros que impulsan medidas complementarias, como utilizar bandejas de colores para diferenciar la comida de cada chico, como en la comarca es el caso del colegio Bayón.

¿Puedo solicitar una opción vegetariana?

Una pregunta con múltiples respuestas. Si se trata de comedores escolares gestionados por la Xunta es complicado, ya que han rechazado hacer cualquier diferencia entre menús que no sea bajo una prescripción médica o a causa de alérgenos. En el caso de un cáterin subcontratado a una firma sería posible solicitarlo en el pliegue de condiciones, pero supondría una subida del coste del servicio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La demanda de plazas en comedores escolares se dispara por tercer año