Boiro y Rianxo son los municipios de la zona con menor riesgo de sequía

En el resto de la comarca se consumen entre el 10 y el 20 % de los recursos hídricos


Ribeira / la voz

Con el objetivo de aportar a las Administraciones información detallada que facilite la toma de decisiones en la gestión de un recurso imprescindible como es el agua, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, en inglés) acaba de hacer público un informe sobre el riesgo de estrés hídrico en todo el mundo, y de él se desprende que las posibilidades de que la comarca sufra sequía son bajas. Con todo, existen diferencias entre los concellos, y son Boiro y Rianxo los que se encuentran en mejor situación en caso de que se dé un período prolongado sin lluvias.

Son varios los parámetros que mide del instituto con sede en Washington, pero el principal es el estrés hídrico, es decir, la relación entre las extracciones de agua y los suministros renovables disponibles. Según el informe del organismo internacional, Rianxo y Boiro se sitúan, junto con el resto de las Rías Baixas, entre las zonas de Galicia con el estrés hídrico más bajo al consumirse menos del 10 % de los recursos, con lo cual la oferta disponible está muy por encima de la demanda de la población.

En los demás municipios del área barbanzana el riesgo de estrés hídrico es medio-bajo, con un consumo que se sitúa entre el 10 y el 20 % del agua disponible.

Zonas interiores

En cuanto a la sequía, el peligro de que la comarca pase por un período de escasez acusada que tenga efectos sobre la población es medio-bajo en el conjunto del área barbanzana, igual que en el resto de la provincia coruñesa, aunque Rianxo y Boiro se sitúan por debajo de la media. Sin embargo, incluso dentro de un mismo municipio se dan diferencias.

Si se amplía el mapa del WRI puede verse que en las zonas de interior de los términos rianxeiros y boirense el riesgo de estrés hídrico se incrementa. Las diferencias con los núcleos costeros se ven claramente en el caso de Boiro, donde las parroquias de Abanqueiro, O Castro y Santa Baia se encuentran en mejor situación que las interiores a pesar de ser las más pobladas, posiblemente debido a que cuentan con una mayor infraestructura.

De hecho, en períodos de escasez de lluvia registrados en el pasado, fue la captación del Ulla la que permitió garantizar el suministro. Este año, debido a las condiciones meteorológicas de este inestable verano, no se han registrado incidencias, pero no sería la primera vez que es preciso establecer restricciones y adoptar medidas extraordinarias.

Proyecto pendiente

En el 2017, los concellos de la comarca se vieron en aprietos para garantizar el suministro debido a la sequía, de manera que la gestión del agua es un asunto que está presente en las agendas de los alcaldes. Uno de los municipios en los que tradicionalmente ha habido más problemas es Porto do Son, donde está pendiente un importante proyecto mancomunado que facilitaría el abastecimiento a la zona norte del ayuntamiento.

Hace años que se habla de una captación en el río Tambre de la que se beneficiarían Porto do Son, Noia, Outes e incluso Lousame, pero el alcalde sonense señala que está aparcada: «Retómase cada vez que hai seca, pero o certo é que agora está parado. Falouse incluso en Augas de Galicia, pero non é fácil». En cuanto a los recursos hídricos disponibles, reconoce que el principal problema es el almacenamiento y que es una cuestión que preocupa: «Se vén un ano moi malo, é un problema, sobre todo no verán, poque hai un consumo de auga bestial».

El peligro de inundación fluvial es medio en el conjunto del área barbanzana

Otro de los aspectos que analiza el Instituto de Recursos Mundiales en su informe más reciente es el riesgo de inundación. Si bien el peligro de anegamientos costeros es bajo en toda la comarca, se eleva a un nivel medio en los 11 municipios del área barbanzana si se habla de desbordamientos de cauces fluviales.

Esta situación difiere de la que se da en la zona sur de la ría de Arousa, aunque los concellos de la margen norte ya están advertidos de ello. No en vano, en el 2016, la Xunta de Galicia publicaba un Plan Especial de Protección Civil ante o Risco de Inundacións (Inungal), un documento en el que identificaba los municipios más expuestos a las crecidas, y entre ellos figuraban dos del área barbanzana: Rianxo y A Pobra. El hecho de aparecer en ese listado, obliga a sus responsables políticos a elaborar un plan de actuación municipal para la gestión de las posibles crecidas.

Otro informe más reciente, este elaborado a instancias de la normativa europea, delimitaba unos 90 kilómetros de la comarca con un riesgo significativo de sufrir inundaciones.

Conscientes (Sálvora-Opinión)

La escasez de agua es una situación que solo se da en la comarca puntualmente, de manera que, una vez que pasan los aprietos, se olvida el problema y se sigue gastando a espuertas porque para eso Galicia es tierra de agua. Los recursos hídricos son suficientes, pero solo por ahora, así que deben usarse con responsabilidad. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Boiro y Rianxo son los municipios de la zona con menor riesgo de sequía