Complicada actuación de guardas rurales de la cofradía de Cabo para identificar a un furtivo

Los vigilantes tuvieron que requerir la intervención de la Guardia Civil para reducirlo


Guardas Rurales de la cofradía de Cabo de Cruz tuvieron una noche movida, en la que con la colaboración de la Guardia Civil pudieron identificar a  un furtivo reincidente. La acción tuvo lugar en la playa de Mañóns y los vigilantes pudieron incautarse de ocho kilogramos de bivalvo que habían sido extraídos de forma ilegal.

El mariscador furtivo iba con la cara tapada y los guardas rurales sospechaban que se trataba de la misma persona a la que, la pasada noche, sacaron 42 kilos de almeja japónica. Al parecer, el hombre reaccionó con agresiones a los trabajadores de la cofradía, a los que supuestamente también insultó y amenazó. Para lograr reducirlo, los vigilantes avisaron a la Guardia Civil, que también consiguió identificarlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Complicada actuación de guardas rurales de la cofradía de Cabo para identificar a un furtivo