Martiño asume la alcaldía boirense con el reto de cumplir la demanda colectiva de transparencia

Velo justificó su voto a favor del candidato socialista con un «parece mentira que se poña en dúbida o meu apoio á esquerda»


RIBEIRA / LA VOZ

La palabra transparencia sonó ayer en varias ocasiones en el salón de plenos boirense. A ella aludieron como reto a cumplir los representantes de los partidos que hicieron posible la investidura de José Ramón Romero, Martiño. Finalmente, no hubo sorpresa y el socialista salió elegido alcalde con los apoyos de BNG, Boiro Novo e ICBoiro. Es más, tras hacerse con el bastón de mando, el líder del PSOE declaró que hace ya dos semanas que tenía confirmados los votos a favor de las tres formaciones. Pese a ello, todas las miradas estaban puestas en Manuel Velo, que no dudó en explicar, nada más introducir el sobre en la urna, que él siempre ha facilitado los gobiernos de izquierdas: «Parece mentira que se poña en dúbida».

La intervención del exsocialista apuntaba larga, pero el público no dudó en interrumpirlo entre abucheos y aplausos para propiciar que se llevara a cabo el recuento de las papeletas. Pero el resultado estaba cantado incluso antes de que se desprecintara la urna, puesto que, para evitar cualquier tipo de suspicacia, los socialistas mostraron sus votos a los presentes, estrategia que imitaron los miembros electos de BNG y Boiro Novo. Quizás no lo tenía previsto de antemano, pero también Velo, que fue el último en introducir el sufragio, optó por enseñar a los presentes la papeleta con el nombre de José Ramón Romero.

Tras el recuento y el traspaso del bastón de mando llegó el turno de las intervenciones, que aprovecharon los líderes de las seis formaciones que integrarán la nueva corporación municipal. Dores Torrado, de Boiro Novo, fue la que más se extendió para justificar el voto. También fue la única que aludió a la existencia de un acuerdo firmado, aunque sin contraprestaciones para su partido. En dicho documento sí figuran una serie de proyectos concretos que deberá materializar el nuevo alcalde.

Afán colaborador

También la nacionalista Raquel Suárez expuso los motivos de su formación para apoyar al PSOE. Destacó que acataron la decisión de los vecinos: «Decidiron que o PP vira reducidos os seus votos e que o partido socialista pasara de dous a cinco concelleiros». Manuel Velo aprovechó su turno para lanzar su principal exigencia al nuevo alcalde con un «abre o Concello», pero también para brindarle su colaboración: «Axudareiche, pero tamén serei discrepante cando sexa necesario». Por su parte, el candidato de Ciudadanos, Carlos Rodríguez, explicó que fue la asamblea la que decidió que se votara a sí mismo, al entender que era necesario un cambio en el gobierno: «O PP actuou con opacidade, escurantismo e de costas á cidadanía», pero considera que la propuesta del PSOE no aporta la estabilidad que necesita Boiro.

El popular y ya exalcalde Juan José Dieste se limitó a brindar toda su colaboración y apoyo a su sucesor: «Imos facer política, pero conta coa nosa axuda para todo».

Lista de deberes

No es habitual que en un pleno de investidura intervengan los líderes de todas las formaciones, como tampoco lo es que sea un representante de un partido que no es el ganador el que aporte las claves del futuro gobierno. Pero en Boiro ocurrió exactamente eso ayer. El primer discurso de Martiño como alcalde fue breve y carente de contenido. Previamente, Dores Torrado, de Boiro Novo, había desgranado la lista de deberes que su grupo le puso al socialista a cambio del apoyo que le permitió hacerse con el bastón de mando.

Encabezan esa relación de retos a cumplir la transparencia y la participación ciudadana, aspectos a los que Dores Torrado aludió como «o eixe central do futuro Concello de portas abertas». La portavoz de Boiro Novo también citó como una de las prioridades la reapertura de la radio municipal, lo que despertó los aplausos de las numerosas personas que ayer abarrotaron el salón de sesiones.

Una residencia pública para los mayores del municipio, el saneamiento integral, la mejora de los servicios sociales, la restauración del pazo de Goiáns, la construcción de un parque infantil cubierto, el diseño de un plan de movilidad integral, la reactivación de la calle Principal y la construcción de la sede del club de remo de Cabo de Cruz completan la lista. Tras su lectura, Dores Torrado alertó a Martiño: «Estaremos fiscalizando a túa acción, porque estamos obrigados a esixir que cumpras as condicións do voto prestado».

Política de primera división

El nuevo regidor boirense ni contestó a las peticiones que le fueron trasladadas sobre la necesidad de transparencia ni aludió a la lista de deberes desgranada por la portavoz de Boiro Novo. José Ramón Romero se limitó a decir que trabajará por la mejora de los servicios, al tiempo que tratará de cambiar el concepto que la gente tiene actualmente de los políticos: «Temos que facer política de primeira división e para iso estou eu aquí. Se se quere, pódese».

FECHA Y LUGAR DE NACIMIENTO

José Ramón Romero, Martiño, nació en Boiro en 1975. Está casado y tiene dos hijos.

PROFESIÓN

Es el gerente de la empresa familiar Autoescuelas Martiño, un puesto que compagina con su trabajo como consultor de formación en el ámbito de la prevención y la seguridad.

CURRÍCULO

Martiño ingresó en las filas del PSOE el pasado mes de septiembre. Nunca antes había ejercido la política de forma activa, aunque sí tiene experiencia en el ámbito del asociacionismo. Es miembro de la junta directiva de la Asociación Boirense de Empresarios (ABE) y también ejerció de presidente de la Federación de Empresarios do Barbanza (FEB) durante cinco años. Además, forma parte del Consello Social de la Universidade de A Coruña (UDC) y es secretario de la Asociación de Autoescuelas de Galicia (Agada).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Martiño asume la alcaldía boirense con el reto de cumplir la demanda colectiva de transparencia