Adiós a doña Elena, la elegancia del Camino Viejo

Elena Clavijo Galilea era cofrade de la Irmandade do Cristo da Misericordia


Excusan ustedes hacer la pregunta de costumbre, ¿cuántos años tenía?, porque no cabe duda de que a ella le gustará que no se sepa, ni a pesar de haber partido ayer de este mundo. Elena Clavijo Galilela, más conocida en Boiro como doña Elena, la del veterinario, ha sido la última de las vecinas del Camino Viejo que se ha ido para siempre, siguiendo el camino de Manolé, quién le precedió en esta especie de descuento que poco a poco va dejando deshabitado aquel entrañable barrio. A la hora de transitar por él, uno puedo dejarse poseer por la melancolía del vacío o por el recuerdo, y si opta por esto último le será fácil esbozar una sonrisa viendo imaginariamente en su papel a los personajes de aquella vida.

Doña Elena era la elegante que irrumpía con aquella característica voz y un acento ajeno, que no paraba de hablar ni a unos ni a otros, fueran mayores o niños.

Manuel López, Manolé, por su parte, era un cachondo mental, que hacía arte de la retranca y cuyos ojos nunca fui capaz de ver a consecuencia de aquellas gruesas gafas que paliaban en parte su gran miopía.

Me cuentan que doña Elena fue coqueta hasta el final, por eso es de recibo que oculte su fecha de nacimiento, pero no las dificultades a las que estoicamente hizo frente a lo largo de su vida, y la más trágica, el fallecimiento de su hijo menor, Mauricio, que si bien causaron un enorme impacto en ella, siempre supo sobrellevar con una sonrisa, hasta que, en los últimos tiempos, se dejó morir, por decirlo de alguna manera, ya que muy poco le retenía en este mundo.

Se da la paradoja de que falleció en Semana Santa, porque era cofrade, como Manolé, de la Irmandade do Cristo da Misericordia. Su entierro es hoy a las 18.00, y mañana, el funeral, a las 12.00, en la iglesia parroquial.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Adiós a doña Elena, la elegancia del Camino Viejo