El tiempo se agota para el Boiro

Los de Rubén López mostraron una faceta intermitente, con grandes momentos de calidad que fueron insuficientes para batir la meta del Alondras


RIBEIRA / LA VOZ

Si la temporada pudiese medirse en un partido, podría decirse que el Boiro ya la vive como un minuto de descuento. Y es que el encuentro de ayer, ante un Alondras que conquistó Barraña sin demasiados alardes pero con gran efectividad (1-3), funciona como un timbre del despertador que anuncia que el tiempo comienza a agotarse.

Lo cierto es que ya se preveía que el choque contra los de O Morrazo sería complicado. Sin embargo, tras el gran comienzo de este, la afición boirista no tardó en comenzar a soñar con que ayer se iniciaba la escapada de los puestos de descenso. El balón echó a rodar con un claro dominio local que tuvo en Ángel, Anxo y Carlos Romero buenos representantes de ese fútbol de salón que se echaba en falta sobre el césped barbanzano.

Ese desfile de pases de tacón, regates y bicicletas solo pudo traducirse en un auténtico golazo con la firma de Ángel a los nueve minutos. El local recogió un pase con peligro dentro de la cocina canguesa y no le costó batir a Nucho. No se rindieron los visitantes, que tomaron nota y materializaron un tanto casi idéntico en el 18, con autoría de Yelco.

La caída

A partir de las tablas, el Boiro volvió a la carga mostrando su mejor cara, una faceta de la que no lograron aprovechar varias ocasiones con visos de subirse al marcador, entre ellas un nuevo carrerón de Carlos que llegó prácticamente bajo palos o el de un Lezcano que se fue de tres -y se llevó a uno colgado- para dejársela complicada a Ube, que no tuvo fortuna en el disparo.

Pero en el minuto 30 llegó la debacle con un gol a balón parado que anotó Aitor de cabeza para el Alondras. Todavía habría una oportunidad de poner las tablas antes del descanso, con una falta ensayada con sabor a misil tierra aire que Anxo estuvo a punto de colar por la escuadra.

Tras los vestuarios, la tónica fue la de un Boiro que no dio despertado ni con la entrada de Changui y de Elier. Es más, acto seguido llegaba el tercer y último tanto que puso Champi tras quedarse solo ante Rodri, encarar y marcar. El resto del duelo, una sensación constante de que hay un Boiro mejor aguardando.

«Aínda quedan puntos en xogo»

Rubén López, técnico del C.D. Boiro

 El técnico del Boiro, Rubén López, tiene claro el motivo de la derrota: «O partido rompeuse porque no momento no que eramos mellores non fomos quen de trasladar esa superioridade ao marcador». En este sentido, el entrenador precisó que no queda otra que seguir luchando en los diez partidos que restan, y apuntó que «aínda quedan puntos en xogo». López destacó que se sintieron bien en la primera parte, a pesar de que «eles, con moi pouco, foron quen de remontarnos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El tiempo se agota para el Boiro