Hacienda «cierra» la puerta entrada a Barraña a un delantero

El pago de casi 40.000 euros a la Agencia Tributaria impidió al Boiro abordar el fichaje de un segundo punta


Ribeira / la voz

Se intentó. Se hicieron llamadas, se tocaron puertas y se estudió la situación de ciertos futbolistas que estaban descontentos con sus equipos en Tercera División y Preferente. El Boiro movió ficha para seguir la tendencia del resto de conjuntos que luchan por la salvación: traer gente de refuerzo para la segunda vuelta. Un delantero era prioritario.

Todo se frenó a raíz de las peticiones de los jugadores consultados, aunque sus cachés no fueron lo más dramático. El problema capital lo tenían escondido en casa. Debían pagar antes del 20 de junio 35.799 euros a Hacienda, montante que, tal y como afirmaron en la última asamblea, se encontraron una vez se hicieron cargo del club. El impago a la Agencia Tributaria se convirtió en el principal escollo a evitar. De no abonar esa suma, el Boiro pasaría por la guillotina antes de su desaparición.

Lograron dividirlo en tres plazos y, después de un primer pago de 4.559 euros, el club afrontará antes del día 20 de este mes otro de 12.775. El resto, algo más de 18.000, se tendrán que apoquinar en junio. Con todos los recursos e ingresos prácticamente agotados, con la publicidad que se encuentra en el campo cobrada en casi su totalidad y sin posibilidad real de sumar más socios a estas alturas, abordar el fichaje de un delantero era imposible si se quería sufragar la deuda.

Según trascendió, a ciertos directivos llegaron a solicitarles salarios de 1.500 euros al mes, cifra que dobla con creces lo que percibe el mejor pagado de la plantilla. Puntas que militan actualmente en Preferente rozaban los 1.000. Teniendo en cuenta que la entidad abona al mes unos 15.000 que incluyen gastos del conjunto sénior, colegiados, desplazamientos y personal, incrementar esta suma y pagar a Hacienda era descabellado.

Sin margen

«Es una soga al cuello en el aspecto económico», llegaron a comentar directivos del club cuando se enteraron de la multa impuesta por la Agencia Tributaria. De contar con esos casi 40.000 euros, consideran que el equipo podría haberse reforzado con tres futbolistas que dieran empaque y que aportaran goles y mayor rotación sobre el verde.

En la actualidad, con Brais todavía recuperándose de su lesión, Changui es el único delantero de la plantilla. Después del Porriño, que solo ha logrado sumar 12 puntos en 27 encuentros, el Boiro parte con el peor balance de goles, 25. Céltiga, Paiosaco y Arenteiro, que sí pudieron reforzarse a lo largo del curso, están con 27.

Otro motivo que bloqueó la contratación de más futbolistas fue el compromiso dado por la directiva ante los socios. Repetir los errores del pasado, prometer sumas que no se podían cumplir y volver a los impagos era algo que no querían sufrir.

Los mismos

«No podemos salirnos de la línea marcada», apuntaron fuentes cercanas al club. Con los mismos jugadores que comenzaron el curso, y que fueron los que se comprometieron a pelear por el escudo, el Boiro abordará el reto de la salvación.

«Todavía queda mucho», afirmaron miembros del vestuario. Con 11 partidos pendientes, el equipo quiere aprovechar el duelo de este sábado contra el Alondras para revertir la racha. Hacienda no podrá con el Boiro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Hacienda «cierra» la puerta entrada a Barraña a un delantero