Hemeroteca: Boiro se quedó sin cine

Las salas Cinemax cerraron y solo quedaron activos en Barbanza los proyectores de Ribeira


Los boirenses aficionados al séptimo arte recibían hace 13 años una triste noticia. Los propietarios de Cinemax, las salas que por aquel entonces funcionaban en la localidad, anunciaban las que serían sus últimas proyecciones. La falta de espectadores debido a la crisis era el argumento esgrimido para echar el cierre definitivo al negocio. Pese a que el Concello anunciaba su intención de tratar de evitar dicha clausura, por considerarlo un servicio de interés público, e incluso planteó el traslado de las butacas a la casa de cultura de A Cachada para poner en marcha una especie de videoclub, finalmente los proyectores se apagaron para siempre en la villa.

El cierre de las salas boirenses, al que precedieron apagones en otros puntos de Barbanza, dejó a la comarca con un único cine, el que abrió sus puertas en 1998 en Ribeira y sigue funcionando a día de hoy. Parte de la historia es aquella época de esplendor del cine que se vivió en la zona durante los años 70 y 80, cuando llegaron a convivir una treintena de salas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Hemeroteca: Boiro se quedó sin cine