Una familia impide a las excavadoras realizar las obras del paseo del río Coroño

Las afectadas denuncian que el trazado se mete dentro de su finca y le anula la única entrada que tienen


A primera hora de esta mañana, los miembros de una familia boirense se han plantado delante de las excavadoras que están realizando las obras del río Coroño para evitar que entraran en su finca. Fue la única alternativa que les quedó después de que, según denuncian, desde el Concello, la Guardia Civil y la Policía Local no hayan atendido sus quejas por lo que consideran una invasión de su propiedad. «En comparación con el resto de vecinos que le han expropiado terrenos, nosotros sufrimos un agravio comparativo, porque el trazado del paseo va todo el tiempo paralelo al río, menos cuando llega a nuestra finca y se nos mete dentro», explicó Raquel Sanisidro, quien dice que también le tiran la puerta de acceso, la única por la que pueden entrar en su propiedad.

Esta vecina boirense reconoció que todo el tema de la expropiación de los terrenos la tramitó su padre, que falleció hace un año, y que ella, su madre y sus hermanas se han encontrado con el problema hace unas semanas. Criticó que desde el Ayuntamiento no se haya atendido a sus quejas, por lo que decidió poner todo el asunto en manos de una abogado para intentar resolver esta situación. «Mi padre no era ningún estúpido y no habría firmado si sabía que le llevaban la puerta de la casa», destacó Sanisidro. Recordó que su familia era propietaria de los terrenos desde los años 50, cuando su abuelo la adquirió para levantar una fábrica de madera, y que el resto de vecinos se vieron beneficiados «por la ley del 10x15, ocupaban los terrenos y pasado un tiempo se convertían en propietarios. Así que ellos salen beneficiados porque le pagan por unos terrenos expropiados que en un principio no eran suyos, mientras que los nuestros eran de nuestra propiedad».

Todo en regla

El alcalde boirense, Juan José Dieste, quiso aclarar la situación y destacar que todo el proceso está en regla y que los terrenos sobre los que se está trabajando son de propiedad pública. Así, recordó que las notificaciones del precio de expropiación para realizar esta segunda fase del paseo del río Coroño se enviaron en abril del 2006, y el propietario de esta parcela firmó su conformidad en marzo del 2008. En concreto, explicó que cobró más de 23.300 euros, y que ese pago se hizo efectivo hace 11 años.

Asimismo, el regidor explicó que en el caso de estos terrenos es necesario hacer una rampa y que el paseo no vaya paralelo al río, «porque es una zona que se inunda tres veces al año». Dieste también explicó que ha puesto todo el tema en conocimiento de la justicia, así como de la Guardia Civil y de la Policía Local y que exigirá responsabilidades por todo el tiempo que esté parado el proyecto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Una familia impide a las excavadoras realizar las obras del paseo del río Coroño