La sociedad de Boiro vuelve a darle una lección al cáncer

La presidenta de la entidad instó a seguir luchando unidos contra una dolencia con malas perspectivas


ribeira / la voz

Satisfacción, pena, agradecimiento, preocupación y, ¿por qué no?, un mucho de diversión, fueron algunas de las sensaciones que los 218 asistente a la cena anual de la Asociación Lucha Contra el Cáncer, de Boiro, sacaron en la cita que se celebró el pasado viernes en el restaurante Chicolino, donde la sociedad boirense volvió a darle una lección a la enfermedad a través de un mensaje, proclamado por la presidenta, Marisa Lojo: «Todos juntos podemos».

Datos preocupantes

Y es que, como explicó Lojo a posteriori, los datos no son buenos y las perspectivas tampoco, porque cada vez hay más enfermos y la previsión es que sigan aumentando de aquí al 2020, por eso, la presidenta destacaba la importancia de que la gente se implique en actividades como la cena anual, en las que se sacan fondos con la venta invitaciones, en la rifa de donaciones e incluso en aportaciones realizadas por personas a título individual: «Todo ello se reparte a través de la junta provincial para la investigación y la atención sanitaria, que son muy necesarias», señala la dirigente.

Marisa Lojo apuntó que prefiere no hablar de cantidades recaudadas, porque lo que cuenta es la generosidad de las personas: «Tendría que recorrer las casas de Boiro puerta por puerta para dar las tracias a todos. Este año recaudamos mucho más que el anterior. En cada edición nos superamos, y eso es lo que vale».

No obstante, a Lojo no le extraña la sensibilidad de sus vecinos con el cáncer: «Es una enfermedad que nos afecta a todos, o porque la padeces o porque la sufre alguien próximo, por eso tenemos que esforzarnos para combatirla».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

La sociedad de Boiro vuelve a darle una lección al cáncer